Bautizados y enviados a vivir el amor en comunidad

Misión en Concepción de la Sierra, Misiones

“Bautizados y enviados a vivir el amor en comunidad” fue el lema de este año, anticipándonos al Mes Misionero Extraordinario, de octubre de 2019, querido por el papa Francisco, con motivo del centenario de la promulgación de la “Carta apostólica Máximum illud” del papa Benedicto XV, del 30 de noviembre de 1919.

La Misión se desarrolló en la Parroquia Inmaculada Concepción de Concepción de la Sierra, Misiones, del 5 al 13 de enero. Las actividades realizadas fueron: por la mañana, de 8:30 a 11:30 hs. y por la tarde de 16 a 18:30 hs, visitando a los hogares, compartiendo el texto de Hechos 2,42-47. Por la tarde, tres días se tuvo actividades con niños, jóvenes y mujeres, con escasa participación, la Eucaristía presidida por el padre John Britto svd y con predicación de los laicos preparados, con la temática de la Comunidad cristiana, todos los días a las 19:30 hs. Hubo mucha participación de comunidad de la Capilla Itatí, que manifestaron su alegría por la celebración de la misa por los enfermos y la de todos los días.

Durante la Misión recibimos la visita del padre Andrés Mochalski svd, Secretario de Misión de la Congregación y la del padre Simón Suguiduli svd, que concelebraron con el padre John y el párroco, padre Vicente Tadji svd, que fue un excelente anfitrión. También recibimos la visita del padre Juan Ruiz Díaz, asesor de Obras Misionales Pontificias de la Diócesis de Posadas, con quien compartimos un momento de esparcimiento.

Asimismo, se visitaron tres comunidades, en las que se celebraron la misa, después de las visitas realizadas: La Corita, Caaguazú y San Juan de la Sierra, con mucha participación de la feligresía.

El total de casas visitadas, entre las cuatro comunidades, fue de 650 familias, que recibieron con alegría a los misioneros, solicitando bendición de sus casas, como la unción de los enfermos para sus familiares. Fueron muy pocos los rechazos por distintos motivos, pero que no desanimaron a ninguno a seguir caminando.

Todo el grupo misionero muy acompañado y coordinado por el padre John, que ayudó a que las actividades se desarrollaran armónicamente, como vivir la espiritualidad que nos hizo valorar su presencia y valorarnos entre nosotros, creando vínculos más profundos de amistad.

Coordinación Equipo Misionero