Cada vida entregada con generosidad es una respuesta al don gratuito de Dios

Hno. Ángel Pedro Prediger svd (Dionisio), 80 años de vida, 60 años de vida consagrada

Hno. Dionisio

El sábado 29 de junio, junto a mis hermanos verbitas, familiares, hermanos/as, sobrinos, amigos y laicos verbitas, compartimos alegrías y gratitud al celebrar mis 80 años de Vida y mis 60 años de Vida Consagrada en la Familia Misionera del Verbo Divino. Dos aniversarios que no dejan de ser una linda oportunidad para recibir y dar gracias. Cada vida entregada con generosidad es una respuesta al don gratuito de Dios.

Muchas personas muy queridas pasaron a lo largo de mi historia. A ellos quiero agradecer todo lo que soy y lo compartido en el servicio y la misión.

No puedo menos que agradecer, en primer lugar, a mis padres y hermanos por la vida, su generosidad, sus silencios al darnos amor. En lo poco y desde la pobreza, éramos muy felices juntos, los siete hermanos y hermanas con mis padres.

A mis hermanos de la familia del Verbo Divino, les agradezco por respetar y valorar los dones y carismas personales al asignarme trabajos con libertad y alegría en comunidad.

Recuerdo y valoro los 36 años compartiendo mi vida con los niños, la dedicación sensible hacia ellos, desde los internados de entonces, con los jóvenes en las distintas casas verbitas, acompañando sus inquietudes vocacionales, respetando y valorando sus opciones personales.

Luego de esta rica historia de vida junto a los jóvenes, cerrando un largo capítulo, los superiores me ofrecen trabajar en la pastoral, me asignan una nueva misión en Alto Comedero, provincia de Jujuy. Un sueño de muchos años, trabajar junto y con los pobres. Fue realmente un tiempo de gracia. La inserción implica mirar la misión desde los pobres, tal como Jesús, asumiendo nuevos criterios, valores. El estilo de vida hace que nuestra oración y experiencia de Dios sea distinta. Caminando juntos vamos descubriendo el rostro de Dios, su vida simple, sufrida, carente de lo material, viviendo así las bienaventuranzas de Jesús.

Quiero agradecerles por todo lo compartido en mi vida y sepan que siempre me sentí muy cerca de cada uno de ustedes, del paso de Dios en nuestra historia.

Hno. Ángel Prediger svd