Campamento anual de Monaguillos

Bajo el lema “Misericordia para ser útil a nuestra gente”, se llevó a cabo el campamento anual de monaguillos de la localidad de Cutral-Có (Neuquén). En esta oportunidad, unas 57 personas viajamos a la Parroquia María Auxiliadora, Aluminé, provincia de Neuquén, durante la primera semana del 2016, donde el P. Juan Stach svd nos albergó generosamente. Los días giraban alrededor de importantes temas para nuestros niños y adolescentes: la familia, amistad, iglesia y misión, contando con la grata compañía y asesoramiento del P. Luis Rodríguez svd.

Avivados por la oración y reflexión del evangelio diario a la mañana, por el rezo de una decena del Rosario con María antes del almuerzo, y la celebración de la Palabra y comunión al atardecer en distintas plazas del pueblo, vividas con un sentido de reverencia, admiración y agradecimiento. Luego de lo cual se generaba una prolongada alabanza gozosa y espontánea.

Tuvimos la oportunidad de conocer un poco más algunos modelos de santidad, Ceferino, Laurita vicuña, San Tarsicio (nuestro patrono) y el Papa Francisco. Realizamos un día de misión en el lugar, llevando la Bendición para el Hogar y tarjetitas que los jóvenes prepararon. Para algunos fue su primera experiencia misionera, golpear puertas y generar un diálogo ameno, realmente fue sencillo para estos niños de corazón generoso y sensible. Mostraron compromiso, coraje y espontaneidad para responder al gran amor de sus vidas. Nos recordó la frase de Francisco “si no ponemos resistencia a su acción, él tocará nuestros labios con la llama de su amor misericordioso, como lo hizo con el profeta Isaías, y esto nos hará aptos para acogerlo y llevarlo a nuestros hermanos”.

Jugamos al amigo invisible, al cual debíamos dejar todos los días un saludo y una pista para ser descubierto, lo cual concluyó con la celebración en la Epifanía, con la entrega de un regalo, que tenía una sola consigna; no se podía comprar, debía ser creado.

Una experiencia inolvidable por todo lo aprendido, por los nuevos amigos, por la bendición del encuentro, todo transcurrió en un clima fraterno, lleno de alegría y compartiendo experiencias que siempre animan en el servicio a Dios y su Iglesia. Los niños-as y jóvenes son invitados a vivir su fe, a ejercer un ministerio en la comunidad de los monaguillos para desplegar un ministerio de servicio laico, pero no sólo en la acción litúrgica, sino también al pueblo de Dios, formándose y capacitándose para servir, creando actitudes de responsabilidad, piedad, valores. En toda la parroquia San Juan Bosco prestan servicio alrededor de 120 monaguillos distribuidos en las 11 comunidades.

Nos encomendamos al amor trinitario, en este Año Santo de la Misericordia.

Ester Fernández
Guía de Grupo de la Capilla Espíritu Santo – Cutral Có