Celebremos nuestra fe en el servicio

El P. José Bique, SVD acompañando a la comunidad Sta. Rita en su asamblea parroquial
El P. José Bique SVD, acompañando a la comunidad Sta. Rita en su asamblea parroquial

En medio de las actividades rutinarias, el trabajo y la vida social, siempre nos hacemos un espacio para celebrar, es decir, nos tomamos el tiempo para festejar o conmemorar un acontecimiento especial que nos llena de alegría y renueva los ánimos. Celebramos cumpleaños, aniversarios, día de la amistad, despedidas del año, y tantos otros eventos, pero ¿cuántas veces nos tomamos el tiempo para dar gracias a Dios por el año de trabajo, su bendición y asistencia en la actividad que realizamos? Y más aún ¿cuántas veces tenemos la oportunidad de celebrar la fe?

La fe vivida, la que se cree y acepta, exige de obras concretas que expresen la adhesión especial del creyente a la obra de Amor del Padre, es por eso que la fe se vive; en otras palabras: se anuncia, se proclama, se comparte y se esparce y se celebra como lo hicieron los apóstoles y discípulos de Jesús y lo continúan haciendo hoy muchos consagrados, catequistas y laicos comprometidos con tantos apostolados exteriorizados en el trabajo pastoral dentro de una comunidad, pues la fe no puede ser vivida de forma individual ni aislada ya qué ¿a quién serviremos?

Es así que el servicio ocupa un lugar privilegiado en la vida parroquial, y principalmente, en las comunidades verbitas, ese servicio se combina de una manera especial con la acción y animación misionera, que da nuevo entusiasmo y nuevas motivaciones a los fieles, reforzando la fe para no dejar que la sal se vuelva sosa y la luz permanezca oculta (cf. Mt. 5,13-16).

Así lo entiende la comunidad de Santa Rita, provincia de Misiones, que bajo el lema “Celebremos nuestra fe en el servicio” concretó su asamblea parroquial el día 15 de diciembre de 2012 convocada por su párroco el Padre Simón Sugi Duli. La misma fue un acontecimiento de gran alegría en el espíritu de Jesús para todos los participantes, ya que un primer momento se llevó a cabo un pequeño retiro predicado por el Padre José Bique que, acompañado por dos jóvenes (Pamela y Jonathan) de la Parroquia Inmaculado Corazón de María de Posadas, reflexionó sobre la fe, la entrega al servicio y el compromiso en la tarea pastoral que exige salir a buscar a tantos hombres que todavía no conocen a Cristo o que conociéndolo se han olvidado de él. Asimismo, en paralelo, se vivió un momento de meditación profunda a la luz de la oración que motivó a muchos a pensar en cuánto depositamos la confianza en Dios.

Posteriormente, cada capilla, representada por tres integrantes expuso su balance pastoral del servicio prestado en cada comunidad, permitiendo al párroco tomar conocimiento del estado de las actividades y analizar las fortalezas y debilidades a las que se enfrentan diariamente para así poder fortalecer lo bueno y dedicar especial atención a aquello que no funciona adecuadamente y así hacer vida a las palabras de San Arnoldo “A la buena disposición de la gente, debe corresponder la generosa dedicación del misionero”.

La jornada estuvo marcada por un clima festivo, de verdadera celebración del trabajo comunitario, en la que el canto, la alabanza y la animación ocuparon un lugar importante.

Finalmente llegó el momento de sentarse a la mesa para compartir un delicioso asado con gaseosas, recordando que el mismo Señor Jesús cuando quería encontrarse con sus amigos lo hacía alrededor de la mesa y de hecho el mayor de los manjares nos lo dio en torno a una mesa, compartida con sus discípulos, su cuerpo y su sangre.

¡Qué día bendecido ha regalado el Señor a esta comunidad! Que se dio el espacio para evaluar y renovar su entrega en el servicio, qué más que impulsarlos con las mismas palabras de nuestro Padre fundador “¡Manténganse valientes! en esta vida tenemos que llevar nuestra cruz en pos del Señor y de la cruz brota la salvación”.

José Bique SVD