Cristian Andelique svd

+ 30.10.2016 (1973-2016) / 73 95 98 05 06

301016

Cristián Gastón Andelique nació el 8 de agosto de 1973 en la ciudad capital de Santa Fe; hijo de Juan Carlos Andelique y Eleonora Estela Servan, hermano de Hernán y Marcelo.

Cristián ingresó en la Congregación de los Misioneros del Verbo Divino en Alta Gracia, Córdoba, en el año 1993. En la localidad cordobesa de Bialet Massé, realiza su noviciado en el año 1995 y en el año 1998 profesa sus primeros votos religiosos.

En el transcurso de su formación filosófica-teológica realiza su experiencia de formación transcultural en México (2002-2004). En el año 2005 pronuncia sus votos perpetuos y el 25 de marzo de 2006 es ordenado presbítero en su ciudad natal.

Recibe destino misionero para Argentina; sus primeros años de sacerdocio lo vive en la Parroquia Ntra. Sra. del Rosario de Crespo, Entre Ríos, como vicario parroquial (2006-2008).

En el año 2008 es nombrado Animador Vocacional de la Provincia Argentina Sur, teniendo como residencia la casa de Bialet Massé, este servicio lo ejerció hasta sus último días, aunque los últimos dos años se le sumó la tarea de formador de postulantes.

Más allá de estos compromisos congregacionales, Cristián ha estado disponible para cooperar en otras tareas de la Iglesia local, básicamente como asesor de la Renovación Carismática Católica en Córdoba. Ha sido muy reconocido como acompañante de retiros espirituales, talleres y convivencias; también en encuentros de jóvenes, charlas de formación, misiones, etc.

Cristián fue haciendo un hondo y rico camino de fe y espiritualidad, que quedó de manifiesto, sobre todo, en este último período de pruebas que debió atravesar por sombras de dolor, incertidumbre y desconcierto, pero donde clamaba y oraba al Señor para que le aumentara su fe y lo fortaleciera para su entrega total.

En sus últimos días agradeció mucho a todos los que lo visitaron, cuidaban, enviaban saludos y a tantas personas que oraban con y por él. Fue muy conmovedor su testimonio desde su cama donde completaba en su carne los padecimientos de Cristo. Luchó cuerpo a cuerpo con una enfermedad muy agresiva que lo dejaba extenuado y agotado, pero en sus treguas, daba gracias a Dios y nos decía que todo era para bien y que Dios no le soltaba de la mano.

El domingo 30 de octubre Cristian entregó su alma al Señor en el Sanatorio San José de la ciudad Buenos Aires, donde estaba internado hace un mes por su tratamiento quimioterápico. Su velatorio y entierro se llevaron a cabo en la ciudad de Esperanza (Santa Fe), en la parroquia San José. La misa fue celebrada el lunes 31 de octubre, a las 10:00 hs. y luego su sepultura en el cementerio congregacional de Esperanza.

Nos quedamos con la memoria agradecida por tantos gestos de compañerismo, fraternidad, servicio; por su cordialidad y por su gran generosidad en todo lo que podía hacer y se le pedía. Su creatividad, su talento para la música y el canto; su don de la oración, escucha y consejo que los desarrolló para el bien de las comunidades y misión donde sirvió.

Cristian fue aprendiendo a vivir su vocación con hondura y pasión, así lo trasmitía. Pasó momentos de barullos y de brumas interiores, pero supo buscar, volver a su manantial y dejarse ayudar para crecer y madurar. Hoy el Señor lo vuelve a mirar con amor y ternura, y lo vuelve a invitar a estar para siempre junto a Él en torno a la mesa de la perfecta hermandad.

Querido hermano Cristian, descansa en paz y que todo el amor entregado te acompañe hasta la Casa del Padre Dios y con nosotros queda tu bella vida que el Espíritu fue moldeando como piedra preciosa.

3010162

.

Unas semanas antes, el mismo P. Cristian relataba su situación en pocas líneas:

Queridos hermanos,

Un abrazo de hermano desde Buenos Aires. Aquí el PASTOR de los pastores me condujo (en sus MANOS estamos, no puede ser de otra manera!). La enfermedad, cuando nos visita, es también parte del camino espiritual, ahora es parte de mi camino tras el MAESTRO! Son días para que recuerde, pero por sobre todo VIVENCIE que la PROMESA de AQUÉL que NOS LLAMÓ es que «SIEMPRE ESTARÍA a nuestro LADO, pase lo que pase!» Y es así!

No quiero ser reiterativo, pero tengo el corazón lleno de GRATITUD! Déjenme decirles otra vez a cada uno: ¡GRACIAS por TODO y por TANTO! Me hace tanto BIEN! Sólo contarles que estoy rodeado de excelentes personas y profesionales a los que el SEÑOR me confió que me CUIDAN y me acompañan, ni que decir bajo el cuidado intercesor del obediente San José, ya que la clínica lleva su nombre.

Comenzamos el tratamiento (el SEÑOR lleva adelante su OBRA). Me aplican corticoides y un tratamiento con drogas generales que atacan el linfoma hasta estar seguros de cuál es específicamente el linfoma para así aplicarme la quimio específica.

Los abrazo en mi corazón, y en mis oraciones doy GRACIAS por tanto AMOR que derrama a través de sus ORACIONES y gestos de acompañamiento! Es consolador saber que «Aunque pase por oscuras quebradas, ningún mal temeré, porque TÚ, SEÑOR, ESTÁS CONMIGO» (Sal 23).

Unidos en el ESPÍRITU de DIOS!

Cristian

.


“Un peregrinar hacia papucho Dios”

Por el entonces año 2004, llegó a nuestro Centro Educativo “Cristo Rey” un joven religioso estudiante SVD, con la guitarra en una mano y el mate en la otra. Algo temeroso frente a la tarea docente, pero muy deseoso de trabajar con jóvenes. En muy poco tiempo conquistó el corazón de sus alumnos y el de sus colegas, pues desde la cercanía, el afecto, la palabra oportuna, el testimonio, la música y su gran capacidad de trabajo en equipo, logró integrarse a nuestra comunidad educativa.

Fue una satisfacción acompañar y celebrar con él sus votos perpetuos y el diaconado. Su proceso de formación iba concluyendo, al mismo tiempo que se abría para él un amplio camino de anhelos misioneros. Su espíritu inquieto se identificaba con México, país en el cual realizó su experiencia de misión como estudiante; pero cuando se anotició de que Argentina sería su destino misionero, abrazó con fe, amor y disposición, lo que la Congregación necesitaba de él.

Ante el hecho concreto de su ordenación, se despidió de nuestro centro y de su labor docente. Quedando el bello recuerdo de su presencia en nuestra comunidad. Pero como el “hilo rojo del destino” ya nos unía, seguimos en contacto y trabajando juntos, pero desde otro lugar. Nos acompañó en charlas para los alumnos, celebraciones penitenciales, convivencias, campamentos, jornadas de espiritualidad con los docentes y celebraciones eucarísticas.

La noticia de su enfermedad, nos entristeció sobremanera. Pero confiados en la oración y en la fortaleza espiritual de su persona, estábamos convencidos de que lograría recuperarse. Dios tiene todo en sus manos, no se tarda y tampoco llega antes. Él sabe cómo y cuándo hacer las cosas. Nosotros que lo amamos con todo nuestro corazón y que confiamos en su infinita bondad, estamos llamados a comprender aunque nos cueste, que el Señor lo eligió para vivir junto a él en la Eternidad… Y desde allí, con toda certeza, ¡intercede por nosotros!

Cristo Rey quiso despedirlo, por ello celebramos una Eucaristía en su nombre el pasado 1º de noviembre, junto a toda la comunidad educativa. La intención de la misa fue celebrar la vida, su vida entregada a la Misión, tal como él la describía, “un peregrinar hacia papucho Dios”.

Eclesiastés 3,1-8 nos deja claro que “Todo tiene su tiempo… Hay un tiempo para nacer y un tiempo para morir. Hay tiempo de edificar; tiempo de llorar, y tiempo de reír; tiempo de abrazar, y tiempo de abstenerse de abrazar; tiempo de callar, y tiempo de hablar; tiempo de amar…” Y en el tiempo de “vivir”, Cristian nos entregó una vida de testimonio, compromiso y mucha alegría… Alegría con la cual lo recordaremos siempre.

¡Te queremos Cristian! Y sabemos que eres parte de quienes desde el cielo nos protegen y guían en este peregrinar por la tierra…

Lic. Alejandra Olmos
Directora Secundario
Colegio Cristo Rey – Córdoba

22 Comentarios

  1. Guillermo

    Todavía extraño y siempre lo haré, esos mensajes que me llegaban todo el tiempo y en el momento justo, frutos de el gran amor que nos dio… Gracias Cristian, siempre te vamos a extrañar!! Gracias, gracias!!!

  2. Víctor Morales Ibarra

    Gracias Cristian cohermano, que desde tu querido México lindo y querido, dejaste una huella muy importante, compartimos vivencias de fe y de cariño con la gente sencilla y noble. Recuerdo tus últimos días en México y el camino recorrido a Oaxaca. Ahora que estás cerca del Dios de la Vida, acuérdate de tus cohermanos Misioneros del Verbo Divino, que aun peregrinamos en este valle de lágrimas. Ánimo cohermanos de Argentina, que el Señor les fortalezca. Saludos desde México, P. Vicko.

  3. María

    Siempre quedará tu amor al prójimo, alegría, entusiasmo, tus gritos y chasquido de dedos… Cuántas homilías y cuánta sanación y paz cada vez que dabas misa!!! Se te va extrañar!!! Gracias infinitas!!! Estás en el lugar de Dios!!!

  4. Mario Cortez

    Querido hermano Cristian, desde que te conocí admiré la luz en tu vida y la suavidad de tus palabras al hablar de Jesús, es lo que siempre recordaré de vos. Es una pena inmensa tu partida de este mundo, pero sé que desde el cielo al lado de Él, te regocijará y cuidarás de nosotros. Gracias por tu entrega al prójimo, tu música «MARANATHA» siempre la llevaré en mi corazón… Hasta siempre mi querido hermano. Mario Cortez (Río Ceballos-Córdoba).

  5. María Guadalupe Pazos (ex bibliotecaria del establecimiento)

    Querido Cristan, no tuve la suerte de verte sacerdote, pero sí recuerdo tu primaria en nuestra querida escuela Nro 880 «Domingo G. Silva». Volver de los recreos con tu cara transpirada, hasta los anteojos mojados, tan feliz, divertido e inteligente. Maestra con tema nuevo, ahí estabas vos opinando, conociendo de qué se trataba. Descansa en paz.

  6. Liliana Noe

    Cristian ya regresó a la casa de los hijos de DIOS. Está junto a su PAPITO AMADO. Nosotros quedamos recordando su gran amor y consuelo, sus enseñanzas, su testimonio, su FE inquebrantable con la que nos mostraba el camino hacia el SEÑOR. Participar en sus retiros mensuales en su casa de Bialet Massé, era como adentrarse en la mismidad del Señor. SEÑOR AYÚDANOS A COMPRENDER Y ACEPTAR TU VOLUNTAD así como CRISTIAN nos enseñó.

  7. Fernando Marzano

    Se te va a extrañar mucho querido amigo, hermano y Pastor. Increíble las manifestaciones de cariño y amor que despertaste en nuestras Comunidades de Córdoba, Villa Carlos Paz, San Antonio de Arredondo, Río Ceballos, Salsipuedes, etc., Todos lloramos tu partida, aunque con la alegría y la paz del corazón conociendo tu destino final. Conmovedor tu último Audio, una pena no poder subirlo a esta página. Para decirlo en Cordobés, que FIESTON debe haber en el Cielo con este ungido del Señor!!!

  8. Carlos F. Eggel

    Tuve la suerte de escucharlo en varias oportunidades, una persona muy especial en su forma de compartir la Fe. La muerte nos hace reflexionar en muchas cosas y son momentos muy difíciles. Que el Señor envíe consuelo al corazón de sus parroquianos y familiares, y que Dios lo tenga en la gloria.

  9. Alejandro

    Cuando la hermana muerte nos visite no temeré porqué Papá Dios estará ahí esperandome. La muerte es el paso a la verdadera vida como el recién nacido deja el vientre seguro de su madre para ver una nueva luz. Con cuantas palabras encediste el fuego de nuestras almas como lo hizo Jesús con los peregrinos de Emaus! Tanto amor en tus palabras clamaba el cielo para tu alma y Dios te quería para la recompenza… la gran recompenza del que es fiel y conserva la Fe en el momento de la prueba. Te exrañaremos pero seguiremos en contacto porque creo en la comunión de los santos, somos muchos los que te recordaremos y te guardamos en un lugar de nuestro corazón, somos el rebaño que Jesús te confió y el que guiaste por este mundo. Goza de la eterna felicidad Padre Cristian pero no nos olvides. Gracias por tanto amor en Jesús. Hasta pronto.

  10. María Moya

    Gracias Padre Cristian!!! lo quiero muchísimo, a pesar de haberlo conocido poco ha dejado huellas en mi corazón… sus palabras «al final todo saldrá BIEN!» las tomo como que el mismo Jesús me las dice. Ahora tienes una nueva misión… la de interceder por la vocación de mis hijos y de muchos jóvenes. Te pido ores por nosotros, eres nuestro nuevo aliado en el cielo para interceder ante Papito Dios por cada uno de nosotros. Gracias por todo Padre… que Jesús haga brillar para ti la luz que no tiene fin!

  11. Natalia

    Gracias por ser canal directo hacia Jesús!!! Por tantas gracias recibidas. Por tu alegria interminable. Siempre alentando y dando fuerzas a todos diciendo «levantate y segui llevando la cruz con alegría». Gracias por tanto.

  12. Alicia Martínez (Mexico)

    Gracias Padre Eterno! Por la gran bendición de habernos regalado la presencia en nuestra parroquia de Santa Bárbara, Lagunilla Hidalgo (México), de nuestro querido Cristian, misionero tuyo Señor, transmisor siempre enamorado de tu divinidad, fe, Servicio… GRACIAS. Por siempre en nuestros corazones CRISTIÁN… «Muchos rostros, un sólo corazón… Más allá de las fronteras…» Gracias.

  13. Gabi

    Papito Dios, Dios te ama, así con esa última frase te digo hasta siempre. Gracias por ser sacerdote y gracias por ser amigo. Gracias por tu sí a Jesús, gracias por enseñarme que Dios es pequeño y muy amoroso. Gloria a él, al buen Dios y sus regalos.

  14. Juan Pablo

    Padre Cristian, con tus palabras y gestos hiciste brillar la luz de Dios en mí. Un vacío grande has dejado, pero sé que estás con tu papá Dios y desde allí me seguís guiando. Gracias por haberme enseñado la palabra y el amor de Dios. Un saludo a su familia. Juan Pablo Baima. Bialet Massé (Córdoba).

  15. Miriam de Río Cuarto (Córdoba)

    Que brille para él la luz que no tiene fin!!!! Nos queda en nuestra memoria y en nuestros corazones la espontaneidad, la alegría y el buen consejo para quien lo necesitaba y todo aquello que compartimos en las misiones de verano, en tiempos de formación de Cristian. Gracias Dios Uno y Trino por permitirnos conocer y compartir la pastoral de tu hijo muy amado Cristian. Que descanse en paz!!!! Amén.

  16. Ely

    Gracias mi DIOS por haberte manifestado a través del padre Cristian, con tanto amor y misericordia. Hoy hubo una fiesta en el cielo y algún día volveremos a encontrarnos con aquellos que se nos adelantan.

  17. Padre Cristian, gracias por compartir tu testimonio comprometido y por permitirme descubrir a través de tu vocación un Dios muy próximo. Que Él te reciba en sus misericordiosos brazos y sigas guiándonos con tu luz en nuedtro camino al Padre. Hasta el Cielo!

  18. Ruben

    Gracias Padre Cristian, por enseñarnos el camino de la fe, por mostrarnos un Dios misericordioso, y por transmitir su palabra. Que tu camino de santidad, en esta vida que dedicaste para enseñarnos, con alegria la vida de Jesus, te corone en el reino de los cielos, junto a Papa Dios, como vos mismo nos decias.

  19. Irina Giulian (Villa Ascasubi)

    Gracias, gracias, padre Cristian por todo lo que enseñó y dejó en cada uno de los que lo conocimos y compartimos las novenas a la Inmaculada Concepción de Villa Ascasubi, sus consejos, alegría y testimonios de fe, seguirán por siempre en mi corazón y oraciones y sé que desde el cielo junto a Jesús, papá Dios Espíritu Santo y con mamá María, intercederá por todos nosotros. Lo queremos mucho Irina Giulian y familia de Villa Ascasubi, provincia de Córdoba, y acompáñalos en el dolor a toda su familia y congregación de Misioneros del Verbo Divino y comunidad de Bialet Massé en Córdoba. Hasta luego padre Cristian, nos volveremos a ver en el cielo, gracias por todo, bendiciones a usted al cielo, seguirá a mi lado y al lado de mi familia seguro que sí desde el cielo, amén.

Responder a Martha Zurschmitten Cancelar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.