Cumple 60 años de vida sacerdotal

Antonio Griss SVD

Próximo a cumplir sus 88 años de vida el Padre Antonio Griss SVD celebra hoy 60 años de vida sacerdotal.

“Este acontecimiento nos alegra y nos emociona por la entrega y por tanto amor derramado a lo largo de los años”, comentó un amigo de la gran familia Verbita y amigo personal del padre Griss, Pascual Carrizo, quien permanece cerca de él, mayormente ahora que el párroco se encuentra residiendo en el Colegio de Fátima de Miguel Lanús, donde transcurre su vida con las dificultades propias de la vejez.

Pero una vejez vivida con alegría y esperanza; como el dice en uno de sus libros: “La vejez es el otoño de la vida. En las regiones templadas y frías, las hojas de los árboles toman en el otoño toda una gama de colores maravillosos: rojo, púrpura, amarillo, dorado, bronceado; todo un arco iris. Luego mueren y caen al suelo no sin habernos deleitado antes con un maravilloso espectáculo. Cuando ocurre esto, todos quedamos a la espera de una nueva primavera, que es como el resucitar a una nueva Vida…”

Actualmente el Padre Antonio disfruta de contar, a quien lo quera escuchar, algunos detalles de la vida en el monte que bien supo conocer. Entre otras cosas, contó por ejemplo que en la época en la que él nació, estaba caracterizada por la pobreza y la carencia de lo esencial para vivir.

“Los sacerdotes recorrían las colonias a caballo para celebrar misa y atender las necesidades más urgentes de los feligreses, a veces esas visitas ocurrían cada mes, cada dos o tres meses. Fue en una de esas recorridas que el Señor quiso que yo fuera bautizado al otro día de haber nacido. El agua del bautismo corrió por mi frente un 30 de mayo de 1924”. Cree el sacerdote que ese acontecimiento lo marcó para siempre.

Asesor espiritual del Secretariado Diocesano

Otro hecho importante que marcó al padre Griss ocurrió en el año 1971, cuando, según cuenta vivió la maravillosa experiencia del Cursillo de Cristiandad. Era el Primer Cursillo de la Diócesis de Posadas que se realizó en Itatí, Corrientes, entre el 2 y el 5 de septiembre de aquel año.

A partir de entonces el Padre Antonio ha realizado una fructífera tarea de acompañamiento permanente y de asesoramiento dentro del Movimiento de Cursillos de Cristiandad.

También ha sido por muchos años Asesor Espiritual del Secretariado Diocesano, además de haber participado como sacerdote espiritual en la gran mayoría de los cursillos de hombres y mujeres que se realizaron en la Diócesis de Posadas.

Otro servicio prestado por el Padre Antonio fue su desempeño como Superior Provincial de la Congregación del Verbo Divino desde el año 1981 hasta 1986.

Su aporte a la obra evangelizadora del Movimiento ha sido de gran valor, de tal manera que hoy es palabra autorizada por el profundo conocimiento que tiene de la Mentalidad y del Carisma Fundacional de los Cursillos, como así también por la amistad paternal que tiene con la mayoría de sus miembros.

“Damos gracias a Dios por su ministerio sacerdotal y le pedimos al Señor que lo siga manteniendo alegre, esperanzado y amigo”, expresó su amigo Carrizo en ocasión de la celebración.

Un poco de historia

El padre Antonio nació en Capioví, el 29 de Mayo de 1924. Hijo de padres inmigrantes, es el tercero de cuatro hermanos.

Realizó sus estudios primarios en su pueblo natal y en Azara y a partir del año 1938 comienza su preparación sacerdotal en el Seminario de la Congregación del Verbo Divino de Rafael Calzada.

Luego de concluir sus estudios de Filosofía y Teología, el 23 de marzo de 1952 el obispo le impuso las manos, invocó al Espíritu Santo, le ungió las manos con el Óleo Santo y le dio a tocar un cáliz, ordenándolo sacerdote.

A partir de entonces el padre Antonio se subía al tren de la vida para iniciar un largo viaje de entrega y sacrificio, en seguimiento de aquel que un día lo llamó a la vida sacerdotal. En Marzo de 1953 este tren de la vida lo llevó a España, donde prácticamente se estrenaría como sacerdote. Su destino fue Coceres, en la provincia de Zamora, donde se desempeñó como profesor y prefecto de Disciplina en el Seminario menor. Luego de 17 años de residencia en España, regresa a Argentina en el año 1970, realizando desde entonces una fructífera labor pastoral en las comunidades de Santa Catalina, San Alberto, Inmaculada Concepción de Villa Urquiza , finalmente, en la Capilla Virgen del Rosario de San Nicolás.

Fuente: Diario Primera Edición – Posadas, 23/03/2012