Curso de inculturación para neo-misioneros en Córdoba

Desde el 11 al 22 de febrero el Centro de Estudios Filosóficos y Teológicos (CEFyT), organizó un curso de inculturación destinado a los nuevos misioneros que trabajan en Argentina. El curso contó con la participación de 14 misioneros y misioneras de diferentes congregaciones religiosas y que actualmente trabajan en diversas provincias del país. Eran originarios de Argentina, Colombia, India, Nicaragua, República Democrática del Congo, Senegal, Ucrania y Tanzania. De los verbitas concurrimos tres cohermanos: Alfred Mbalanda, Francisco Sangupamba y Dillip Bala, quienes asistimos al curso para conocer más sobre este país en su diversidad cultural y familiarizarnos con la realidad de cada entorno en el que trabajamos.

Con respecto al contenido del curso, se ha centrado en algunos temas importantes, a saber: el contexto latinoamericano e Historia Argentina, la cultura en Argentina y la conformación cultural del país, la religión en Argentina, la Iglesia en Argentina en los siglos XIX y XX, la Iglesia postconcilio en América Latina y en Argentina, el camino de la Iglesia Latinoamericana, el protocolo de abusos sexuales, la Vida Religiosa en Argentina y sus desafíos, la diversidad religiosa actual y los santos populares. También realizamos un paseo formativo: las Iglesias del centro de Córdoba y algunas de las estancias Jesuitas.

Además, tres religiosos extranjeros compartieron con nosotros sus experiencias de vida e inculturación en Argentina. Fue un encuentro iluminador y enriquecedor por las alegrías, los desafíos y las dificultades de quienes han estado trabajando durante tantos años en Argentina. También, este encuentro nos ayudó a darnos cuenta de cómo Dios nos acompaña a todos y cada uno de nosotros para cumplir su misión a donde sea que nos envíe, a pesar de algunos desafíos contextuales.

Este curso ha sido de gran ayuda para nosotros. No sólo nos dio una visión general de la historia y la cultura argentina, sino que también nos ayudó a entender cada vez mejor lo que vemos, escuchamos y vivimos. Además, nos hizo apreciar y valorar todavía más a los argentinos, su cultura y su historia. El otro aspecto enriquecedor del curso, ha sido la diversidad cultural de sus participantes. Viniendo de varios países del mundo, tuvimos un intercambio tan maravilloso de experiencias y perspectivas entre nosotros.

La Eucaristía celebrada alegremente cada día de una manera muy creativa, fue uno de los momentos en que la riqueza de nuestras culturas respectivas fue altamente expresada. También la comida típica de cada país o continente que preparamos un día. Algunos, incluso, propusieron que tuviéramos este curso una vez más el próximo año, para una inculturación más exitosa.

P. Alfredo Mbalanda svd