Denles ustedes de comer

YO ESTOY AQUÍ (Corpus Christi – Lc 9,11b-17)

270516Por Fany Uro ssps

La fiesta que celebramos hoy nos recuerda la institución de la Eucaristía durante el Jueves Santo. Este relato de la multiplicación de los panes y los peces siempre hemos interpretado como anuncio profético del sacramento de la Eucaristía, pan y vino que se sigue multiplicando sin fin para todo aquel que acepte la invitación del Señor. Deberíamos caer en la cuenta que la Eucaristía es el sacramento más importante de nuestra vida, después del Bautismo, porque es la comida compartida para que todos saciemos el hambre y la sed. En ella encontramos las fuerzas necesarias para el camino. Nos sentimos acompañados porque Él está dentro de nosotros, nos hace sagrarios vivientes. Cuando comemos el Pan y bebemos el Vino en la Eucaristía, nos hacemos responsables de ser solidarios con los demás hermanos, sean creyentes o no. Compartir y vivir la fe con la comunidad para ser testimonio de que el mejor alimento que tenemos es la Eucaristía. Siempre, y de forma especial en estos tiempos de crisis, la Eucaristía debe llevarnos a trabajar por el bien común, por compartir nuestro tiempo y nuestros bienes con aquellos que carecen de lo más elemental, trabajo, comida y vivienda.

En el evangelio se nos dice: “Denles ustedes de comer”, por lo tanto, si somos realmente coherentes con nuestra fe, si somos seguidores de Cristo resucitado, tenemos que hacer que los cestos rebosen y nadie quede sin alimento, así demostraremos que amamos al prójimo al estilo de Jesús.

Debemos pedir para que el Padre nos otorgue esta Gracia de comprender el mensaje de Cristo y seguirlo poniendo todo lo que tenemos en nuestras manos, todo lo que tenemos y somos para alcanzar el Reino; sólo entonces habrá valido la pena nuestro paso por este mundo; sólo entonces estaremos aliviando las penas, el dolor y las necesidades de los que las sufren y padecen; sólo entonces estaremos construyendo el Reino aquí, entre nosotros y cumpliendo la Voluntad de nuestro Padre. Es que como en toda familia, más aún, en la familia de Dios, la que conformamos todos, nuestro Padre todo lo que quiere es que nos llevemos bien entre los hermanos, que nos facilitemos las cosas unos a otros… en última instancia, que nos amemos.

El Episcopado convocó al Congreso Eucarístico Nacional, queremos invitarlos a celebrar juntos el 11 Congreso Eucarístico Nacional en la ciudad de San Miguel de Tucumán, cuna de nuestra independencia, durante los días 16 al 19 de junio de 2016. Vamos a celebrar en la Eucaristía al Señor Resucitado, adorar su presencia y agradecer su acompañamiento desde los inicios de nuestra vida como pueblo. Por eso al lema del Congreso: “Jesucristo, Señor de la historia, te necesitamos” lo acompaña la frase: “Jesucristo, pan de vida y comunión para nuestro pueblo”.

Este Año Santo de la Misericordia que ha de impulsarnos a buscar en la Eucaristía la fuente inagotable de su amor, a abrir nuestros corazones a la misericordia y a ser testigos de ella, especialmente frente a los pobres, a los enfermos y a los excluidos. Como enseña el Papa Francisco, “la Iglesia tiene la misión de anunciar la misericordia de Dios, corazón palpitante del Evangelio, que por su medio debe alcanzar la mente y el corazón de toda persona. La Esposa de Cristo hace suyo el comportamiento del Hijo de Dios que sale a encontrar a todos, sin excluir ninguno”. Que el camino a recorrer nos haga verdaderos discípulos misioneros de Jesús, centinelas de un tiempo nuevo, anunciadores de la civilización del amor. Con todos ustedes, nos ponemos en marcha en nombre del Señor. Que Nuestra Señora de Luján nos guíe y nos acompañe.

Hna. Fany Uro, SSpS
Colegio Santa Teresita – Jujuy

.


.