“Discípulo y Misionero de Jesús”

Diario de Misión – Roca 2008

Este año en el distrito de Chaco comenzamos el año con la misión de verano en conjunto entre las Parroquias Verbo Divino y San Miguel Arcángel, como parte de la actividad de la Animación Misionera con jóvenes y adultos; además es el segundo año en el que las Religiosas de Maria Inmaculada con las jóvenes de sus comunidades participan en ella.

En este segundo año de misión queremos acercarles unas palabras de lo que ha sido esta aventura misionera.

.

Así fueron nuestros primeros días…

Sábado 5 de enero: Llegamos a Presidencia Roca a las 14:30hs. Allí nos esperaba el Grupo Misionero anfitrión de Pcia. Roca y Pampa del Indio con abrazos grandes en la Escuela N° 80 Ramón Cárcano.

En nuestro viaje de Resistencia al lugar de misión tuvimos varios “percances”con el micro que nos trasladaba

Los lugareños prepararon un pasacalles de Bienvenida; todos estábamos muy contentos. La odisea que hicimos para llegar quedó sombreada, odisea porque tardamos muchas horas pero el viaje en colectivo se trasformó en una “convivencia interna”en donde nos conocimos entre nosotros: las chicas y los chicos de Uruguay, Buenos Aires, Resistencia de Ma. Inmaculada y Verbo Divino; Dios siempre cambia planes para algo mejor y no deja de sorprendernos.

Luego del almuerzo nos acomodamos en las piezas y tuvimos una siesta para reparar energías. Después tuvimos una convivencia de integración, con dinámicas y juegos; ya que éramos de diferentes lugares

A la tarde cruzamos la calle para ir al Templo para tener nuestra misa como comunidad misionera. Vivimos un clima de intimidad fraterna. “Maestro ¿dónde vives?”

Domingo 6: A la mañana siguiente tuvimos una convivencia donde trabajamos personalmente sobre una lectura del evangelio sobre el episodio en la casa de Jairo: Thalita Kum, fue una experiencia donde rezamos y confirmamos nuestro llamado a vivir la misión. A la tarde los chicos que venían por primera vez a misionar, salieron a conocer el pueblo acompañados con los misioneros anfitriones. Esa misma noche tuvimos la misa dominical en la Capilla donde presidieron la misa el P. Lorenzo y el P. Eduardo. Al finalizar la misa nos presentaron ante la comunidad y recibimos las cruces misioneras en manos de la Hna. Ileana, H. Luz Marina y Hno. Raúl y Hna Sole (Congregación Hermanas Ursulinas) ¡cuando vieron la estrella se llenaron de alegría!

Después nos fuimos a la Plaza para dar inicio al fogón para la comunidad. Las chicas de Uruguay, Meli, Luisi, Marcia y Euge hicieron una representación muy bonita sobre la Navidad; luego las misioneras de Bs As: Guille, Diana y Vero nos endulzaron con una canción, más tarde los misioneros de Rcia; realzaron un gesto para presentar y un sketch sobre la “Navidad actual” nos reímos mucho. El fogón estuvo animado por Caro y Hernán.

Fue un momento de compartir entre todos y con todos.

¡Roca: Discípulos y Misioneros, gracias por recibirnos!

.

“Puertas abiertas, corazones abiertos”

Visitas a las familias del pueblo

Mientras el sol comenzaba a alumbrar un nuevo día, el lunes 7 de enero nos levantamos para comenzar las ansiadas visitas de los hogares roqueños.

Algunas de las expectativas eran: miedo, alegría, nervios…que siempre se sienten al comenzar algo nuevo, y sobre todo cuando es la primera vivencia misionera. Otros con expectativas a cuestas, pero con la incertidumbre que suelen invadir nuestro corazón ante nuevos retos de la vida

Así lo hicimos antes de partir compartimos un momento de oración comunitaria, para fortalecer y preparar nuestro espíritu durante toda la misión, pero aumentando cada día nuestro compromiso con Dios, de la mano de las diferentes realidades compartidas con las familias.

Cada mañana los misioneros dividimos nuestros caminos hacia los cuatro barrios que conforman Presidencia Roca: san Pedro, san Juan, san Pablo y san José.

Diferentes santos, diferentes personas, diferentes historias para un pequeño pueblo que se une en un solo lema: “Ciudad de María”

Los pueblerinos de Presidencia Roca nos recibieron con las puertas abiertas sobre todo las de su corazón. Muchos tuvieron que sacar sus historias de vida de un añejo baúl, otros nos entregaron relatos que ni siquiera ellos habían comenzado a escribir.

Muchas veces la necesidad de las familias de ser escuchadas, rompió nuestros estructurados planes de celebración.

Pero nada fue mejor que la espontaneidad y la alegría de compartir lo que tenían para decirnos.

Así, cada mediodía llegábamos cargados, no sólo de cansancio; no sólo de agua, pan casero, mangos, pan dulce, etc. (fruto de la solidaridad de la gente); sino también de palabras e imágenes que motivaban nuestra reflexión.

Así, cada mediodía volvíamos para dar gracias a Dios por poner a esas familias en nuestros caminos ante el santísimo. Por demostrarnos que a pesar de existir diferentes iglesias cristianas, la fe en Dios nos une y da fuerzas en todo momento.

.

Aprendiendo a reflejar el rostro de Cristo en las Familias

Área niños: La Familia desde el niño

Los objetivos que se propusieron en esta área fueron poder trabajar con los niños el ser discípulos y misioneros desde y hacia la familia. El trabajo se fue desarrollando con la colaboración y el compromiso de todos los integrantes del área quiénes desde un principio conformaron un grupo muy unido. La participación de los niños fue muy buena, en el primer encuentro trabajamos la integración de los misioneros con los niños a través de juegos, dinámicas.

En los encuentros siguientes se presentaron los temas del discípulo misionero y la familia de Jesús como modelo, los niños divididos en grupos por edades reflejaron de distintas maneras la imagen de familia que tienen. En los últimos encuentros se preparó la misa de los niños y la misión de los niños en el pueblo donde dejaron de souvenir la casita de oraciones para las familias visitadas

Área Jóvenes

Las experiencias vividas con los jóvenes fue muy hermosa; nos reunimos en el salón parroquial por las tardes…en el primer encuentro sólo estuvieron 2 jóvenes y en el último ya el número alcanzaba los 15; vinieron muchos adolescentes. El jueves celebramos misa de los jóvenes, la celebración fue emotiva, donde los jóvenes de Roca se animaron a hacer una representación del Evangelio y el día viernes fue la clausura de los encuentros, con el compromiso de vivir la misión que Dios nos llama desde su Sí.

Los talleres los preparamos entre todos y cada día las expectativas puestas quedaban superadas porque los chicos siempre respondían para bailar, cantar, actuar y rezar. Cada uno de nosotros se llenó de regocijo por ver a los chicos, que venían y nos contaban sus experiencias de vida y el deseo mas profundo de conocer a Jesús y recibirlo en su corazón.

Área Adultos: Perseverancia y Fe

El comienzo del taller no fue lo que se esperaba. Luego de preparar con entusiasmo la actividad para recibir a los adultos nos encontramos con que no asistió ninguno de ellos.

Sin embargo, entre desilusión y desánimo, tuvimos el gozo de encontrarnos en un clima de oración que nos ayudo a conocernos mejor entre nosotros. Compartimos experiencias vivencias fuertes que nos alentaron a seguir preparando el taller para los próximos días.

Así las personas se fueron acercando y si bien éramos pocos, se lograron cosas muy lindas.

El día jueves 10 se celebró la eucaristía con los adultos en la casa de la familia Cuenca, y el segundo aniversario de La Virgen de La Palmera. Las personas quedaron muy contentas, lo cual motivo una mayor participación en el taller.

Convivencia: Una mirada a nuestro interior

En el medio de la misión nos tomamos una media jornada para contemplar y procesar toda la vida que esta en nuestro interior y en el pueblo.

Viernes 11: Llueve en Roca. Un respiró luego de intensos días de calor. Hoy no visitamos los hogares y nos levantamos a las 8:00hs. (más tarde de lo habitual).

Luego de desayunar y preparados para nuestro encuentro de oración, comenzamos el día de convivencia.

Para muchos esto ha sido uno de los momentos más profundos de la misión.

La primer consigna nos plantea, el ver como nos encontramos como misioneros de Jesús hasta hoy. La segunda consigna sugiere que presentemos un símbolo o imagen, demostrando así nuestros sentimientos y/o pensamientos internos para ofrecerlos a Jesús.

Al compartir desde lo más profundo de nuestro interior se abrieron este y se destaparon emociones y llantos, logrando vivir como comunidad misionera, pudiendo descubrir trozos de vida de cada uno.

Ese día nos dimos cuenta que no solo las familias necesitaban ser escuchadas. Ese viernes cada misionero se convirtió en una familia, con una historia detrás de Sí que ante Dios se hacía ofrenda.

El día 15 de enero, Fiesta de San Arnoldo Janssen, concluimos con nuestras actividades con una celebración, en la que le pedimos a nuestro fundador, que nos siga iluminando y dando fuerza para continuar con el Anuncio del Evangelio. Ese día la comunidad recibió una gran noticia Ariel un joven de allí pidió el ingreso al aspirantado para este 2008, y la sorpresa fue muy grande. El fogón final fue el que nos animó y con alegría nos despedimos hasta el próximo año. Quiera Dios que nos animemos a evangelizar a tiempo y a destiempo para que todos lleguen a conocerlo y amarlo de verdad. Gracias a todos los que nos ayudaron para que podamos lograr nuestros objetivos. En especial a los cohermanos del distrito Lorenzo, Eduardo, Martín, Adán, y las hermanas SSpS Patri, Julia y Elba; junto a todos los laicos-amigos de nuestra familia Arnoldina que nos apoyan de manera incondicional.

Raúl Acosta – estudiante SVD
y Grupo Misionero Verbo Divino