El rostro indígena está presente en todos lados

Gustavo Jaime svd

Gustavo Jaime es un verbita misionero argentino, que desde 2006 comparte su vida con el pueblo aymara en el Altiplano Boliviano. Aquí nos cuenta la riqueza cultural y religiosa que experimenta en el camino cotidiano del servicio a Dios y a los hombres y mujeres de esa tierra.

¿Cómo te encuentras después de tres años de servicio misionero en Bolivia?

Muy contento, ya que le agradezco a Dios la posibilidad de compartir con el pueblo boliviano y específicamente en el Altiplano, con el pueblo indígena aymara. Me encuentro en un tiempo de empezar a dar algunas respuestas frente a este pueblo que me comparte su cariño, su sabiduría cultural y religiosa y su testimonio en la lucha diaria por vivir. Estos tres primeros años (2006-2009) me han servido para “ver”, y ahora me siento con la fuerza y la alegría de asumir lo visto y compartido; y comenzar a caminar más de cerca, de una manera más comprometida, cercana y vital.

¿Cómo es Bolivia, su gente, sus costumbres y sus tradiciones?

Mapa de Bolivia Bolivia es maravillosa, posee una riqueza étnica, cultural y religiosa; presentes en sus treinta y seis pueblos-naciones originarias, donde el rostro indígena esta presente en todos lados. Su gente, desde una presencia indígena y mestiza; mayoritariamente, manifiestan la realidad de los bolivianos: hombres y mujeres trabajadores, comprometidos con el cambio del país y deseosos de seguir viviendo de acuerdo a sus costumbres, tradiciones y convicciones políticas.

¿Cuál es tu trabajo concretamente en el pueblo boliviano?

Como religioso misionero sacerdote de la Congregación del Verbo Divino, estoy trabajando en las parroquias de Laja y Tambillo, en el Altiplano boliviano, en el departamento de La Paz, a unos 20 kms. de la Ciudad de El Alto y a 40 kms. de la Ciudad de La Paz. Son parroquias rurales en medio del pueblo aymara. Nuestra comunidad SVD, actualmente, esta compuesta por el P. Tomás Kafka (Polonia) y por el PFT Wilson Wilfred (India). El servicio que prestamos es desde la asistencia sacramental y de implementar las dimensiones SVD en las parroquias, dando una impronta y rostro verbita desde nuestro carisma. En la Diócesis de El Alto, estamos colaborando con la Comisión de Catequesis, en la socialización y aplicación del nuevo plan de formación de niños, jóvenes y adultos (es una iniciativa de catequesis familiar integral y sacramental).

¿Cómo es la vida eclesial boliviana?

Es muy activa y comprometida; mística y profética, con el gran impulso misionero de Aparecida: la Misión Continental. A nivel del Episcopado boliviano, ya tenemos el enfoque y las directrices 2009-2013, con el lema “El encuentro personal con Cristo nos hace discípulos-misioneros y Gustavo visitando una comunidad de religiosas servidores de la vida”. Es por eso que se han fijado las prioridades y líneas pastorales como fundamento de las gran Misión Continental, que son seis: La Iglesia al servicio del: 1. Kerigma, 2. La Palabra de Dios, 3. Itinerarios formativos de la fe, 4. De la comunión, 5. De la misión y 6. De la vida. Cuando me refiero a una Iglesia activa y comprometida, estoy hablando que la vida eclesial se evidencia y trasluce en todos los sectores de la sociedad boliviana, desde un compromiso con la educación, salud, la familia, la mujer, los niños, movimientos sociales, sindicatos, vida política en general. Y al referirme, a su ser y acción mística y profética; la Iglesia, desde las iglesias locales; buscan nuevos senderos de manifestar la fe cristiana católica desde las categorías, tradiciones y riquezas culturales de los pueblos-naciones originarios (indígenas), en profundo diálogo profético. También, denuncia proféticamente, aquellos atropellos a la dignidad humana, especialmente en una coyuntura política y social de cambios, donde confluyen varios proyectos de sociedad y de país, y que algunas propuestas son contrapuestos a la fe y al mandato evangélico de Jesús.

(Fuente: Misiones en el Mundo)