“En el esfuerzo diario de todos ustedes va nuestra historia, nuestros valores y nuestra identidad como pueblo”

Acto oficial de las Kerb de Pueblo San José

P. Mario Schmidt SVD, en representación de la Congregación del Verbo Divino, recibiendo el reconocimiento de manos de la presidenta del Concejo Deliberante de Coronel Suárez.

El padre Mario Schmidt SVD fue uno de los cuatro sacerdotes de la Congregación del Verbo Divino destacados durante el acto oficial de kerb (Fiestas Patronales) por su servicio y su convicción misionera. Recibió el reconocimiento de manos de la presidenta del Concejo Deliberante. Lo manifestó el intendente Osvaldo Fuentes Lema, dirigiéndose a la comunidad de la segunda colonia alemana (Pueblo San José). Reconocieron la trayectoria de tres mujeres sencillas y humildes de la localidad, al tiempo que se distinguió a cuatro sacerdotes de la Congregación del Verbo Divino.

La jornada del domingo 4 de mayo, en ocasión de las fiestas patronales de la segunda colonia alemana del Volga, comenzó con un misa en la Parroquia “San José Obrero”, oficiada por el padre Mario Schmidt SVD, para continuar con un acto oficial que se realizó en el salón parroquial. Previamente, se colocó una corona de laureles frente al monumento erigido frente a la Parroquia San José Obrero.

Con la Banda Municipal “Bartolomé Meier” interpretando los himnos nacional y alemán, comenzó la parte protocolar y como todos los años, desde la Delegación Municipal se organizó un espacio especial para destacar a personalidades que a lo largo de su vida le han dedicado la misma a las instituciones y a la comunidad.

Fue por ello que se convocó en primer lugar a Juana Nélida Karp, Herminda Diser y María Marcela Wagner, tres mujeres de perfil muy bajo pero de una increíble fe y muy colaboradoras de las tareas que deben desarrollarse dentro de la iglesia.

Luego, la comunidad de San José testimonió su afecto y agradecimiento a los sacerdotes del Verbo Divino, encargados de la atención espiritual de los feligreses. Se resolvió entregar una distinción, un obsequio y un reconocimiento a los sacerdotes que estuvieron estos últimos años en la Parroquia San José Obrero. Vale recordar que la atención espiritual de Pueblo San José, estuvo a cargo en sus principios, de un sacerdote venido de la Colonia Hinojo (Olavarría), el padre Luis Servert, a quien mucho deben los miembros de esta comunidad.

Desde 1895-1896 se encargan de esta tarea los Misioneros del Verbo Divino, fundada en Steyl (Holanda) por San Arnoldo Janssen. Años más tarde, llegan a la comunidad las Hermanas Misioneras Siervas del Espíritu Santo, quienes colaboran a los misioneros en la tarea pastoral.

Los distinguidos por la comunidad, a través de la delegación municipal fueron el Padre Mario Schmidt, quien estuvo a cargo de mantener viva la fe cristiana desde 1985 a 1990 y desde 2012 a la actualidad; el Padre Bonifacio Nuval (1990-1993); el Padre Albino Heit (1993-2001), y el Padre Luis Wiliezco (2001-2012).

Precisamente, el Padre Mario Schmidt, el único de los reconocidos que pudo estar presente, ya que los restantes enviaron sendas notas de agradecimiento y recuerdos de Pueblo San José, una vez recibida su mención dejó un corto pero expresivo mensaje apuntando que “ha sido una sorpresa el gesto que ha tenido esta comunidad no sólo para conmigo sino también con los otros sacerdotes, el padre Boni, el padre Albino y el padre Luis”, indicando que “haré un poco de historia sobre la Congregación del Verbo Divino, que se hizo cargo de esta región”. Fue así que enfatizó que “el padre Arnoldo Jansen, hoy San Arnoldo, había fundado la congregación y 14 años después el Papa León XIII pidió que por favor enviara sacerdotes que conociesen el idioma alemán para atender estas comunidades cristianas; fue así que en 1889 llegaron los dos primeros sacerdotes que fueron enviados a Entre Ríos y Santa Fe y en 1896 vinieron hacia el sur, para atender estas comunidades cristianas, lo cual marca la preocupación que tenía el Papa, quien se la volcó a Jansen, siendo todo un desafío para nuestra congregación, pero por suerte se cumplió con ese sueño de atender a estas comunidades de alemanes del Volga”.

El sacerdote agradeció la entrega de las distinciones, recordando la impronta misionera de la congregación, resaltando que “este es nuestro carisma, el que no debemos perder”.

Por la comunidad fue encargado de referirse a la importancia y el significado de la kerb Juan Hippener, un inquieto y enjundioso vecino, de cuyo trabajo y aporte conocen todas las entidades de la comunidad. Recordó luego a los pioneros, a los colonos llegados desde la estepa rusa a poblar estas tierras. “Ellos llegaron con algo muy grande, la fe en Dios y las ganas de trabajar, y así formaron su familia e hicieron grande a este querido pueblo, como también a Santa Trinidad y Santa María, trabajaron y sembraron lo que hoy nosotros estamos cosechando”.

El acto protocolar fue cerrado por el intendente Osvaldo Fuentes Lema, quien dijo que “es una fiesta íntimamente ligada a la religiosidad y que tiene como hecho convocante a la familia, que se reunían en torno a una mesa a compartir una comida, experiencias y vivencias en un marco de afectividad y alegría. Con seguridad que el desarrollo de las kerb, con el paso de los años, ha ido cambiando, pero a pesar de ello mantienen atributos que le son propios, la fe cristiana, el encuentro familiar y la alegría, por eso, en el marco de estas fiestas quiero destacar a esos hombres y mujeres que todos los días trabajan y se esfuerzan para mantener y que siga existiendo este patrimonio cultural que recibimos de nuestros mayores y que debemos transmitir a las generaciones que nos van a seguir, porque en esa lucha, en ese esfuerzo va nuestra historia, nuestros valores y muestra identidad como pueblo”.

El acto finalizó con la Banda Municipal “Bartolomé Meier”, dirigida por el maestro Ángel Schamberger, interpretando la Marcha de Pueblo San José.

Fuente: Nuevo Día Digital