Expansión de agronegocios en el NOA

Expansión de los agronegocios en el noreste Argentino
Deforestación legalizada y resistencia de las comunidades

Visitamos distintas comunidades indígenas y familias criollas que enfrentan conflictos por la tierra y el territorio, así como la masiva destrucción de los montes en la región. Hablamos con personas y organizaciones que apoyan de distintas maneras a las comunidades, y también con algunos funcionarios del gobierno provincial.

Mientras estábamos terminando este informe sucedieron tres hechos importantes. Uno es que el día 9 de febrero de 2009 el río que atraviesa la ciudad de Tartagal se desbordó, provocando un alud que dejó como consecuencia tres muertes y más de 10.000 personas afectadas. Las lluvias en la parte alta de la cuenca, una zona de marcadas pendientes y subsuelo inestable, provocaron el deslizamiento de la ladera de un cerro que, junto con la vegetación, se volcó en el río. El río Tartagal aumentó su caudal de tal modo que arrastró árboles enteros, llegando a destruir el puente ferroviario y unas 500 viviendas.

La posibilidad de inundaciones ha sido favorecida por la falta de vegetación que absorba el agua, fije el sueloy regule la velocidad del descenso del agua en la época de lluvias. El desmonte en la región se ha debido tanto al avance del sector maderero que desarrolla actividades extractivas, como del sector petrolero que abre caminos en las laderas para la extracción de petróleo. A esto se ha sumado en la última década la explosiva expansión del cultivo de soja que, mediante desmontes, dejó grandes territorios sin su masa boscosa. Cabe resaltar que en la provincia de Salta las instituciones gubernamentales han permitido los desmontes y la tala indiscriminada, mostrando una vez más su connivencia con los intereses de los sectores privados. Hasta los mismos funcionarios son protagonistas del desmonte, como es el caso de Sergio Leavy, intendente de Tartagal, propietario de uno de los más importantes aserraderos de la región.

El segundo hecho es la emergencia de una epidemia de dengue en Argentina, que se estima en 40.000 personas contagiadas a nivel nacional, de las cuales un número elevado de casos corresponden a la provincia de Salta. Según estadísticas de la Asociación de Profesionales de la Salud de Salta (APSADES) se han detectado 10.000 personas con dengue sólo en el departamento Salteño de Oran (NDS 24.04.09). Al respecto, se ha señalado la coincidencia entre el mapa del dengue y el de la soja.1 El proceso de sojización no sólo ha destruido miles d hectáreas de bosques nativos lo que ha resultado en el aumento de las temperaturas, prolongando el tiempo de vida de los mosquitos y favoreciendo su reproducción; sino que también ha eliminado sus predadores naturales (peces, sapos y ranas) reduciendo su hábitat natural y exterminándolos por el uso de agrotóxicos como glifosato, endosulfán y paraquat. Aunque los funcionarios del gobierno y ciertos medios de comunicación se refirieron a ambos fenómenos (el alud y la epidemia de dengue) como un desastre natural, no se puede negar el vínculo que los mismos tienen con el desmonte a gran escala y el modelo productivo vigente en la región.

El tercer hecho refiere a las recientes denuncias e informes que ponen de manifiesto los efectos nocivos y devastadores que la utilización de agroquímicos utilizados para la producción de soja y otros cultivos tiene para la salud y el ambiente. Por un lado, la emergencia pública a nivel nacional del problema de contaminación por fumigaciones a raíz del caso de las Madres de Ituzaingó en la provincia de Córdoba, quienes tras años de lucha lograron prohibir en enero de este año la utilización de glifosato y endosulfán cerca de zonas urbanas, lo cual derivó en la conformación por parte del Ministerio de Salud del gobierno nacional de una Comisión Investigadora sobre el efecto del uso de herbicidas. Por otro lado, en el mes de abril se dio a conocer una investigación científica de laboratorio que confirma que el glifosato (herbicida fundamental de la industria sojera) es altamente tóxico y provoca efectos fatales en embriones (Carrasco, 2009). Andrés Carrasco, director del Laboratorio de Embriología Molecular del Conicet-UBA y quien realizara dicha investigación, fue fuertemente amenazado y objeto de campañas de desprestigio por parte de compañías agroquímicas, cámaras empresarias y algunos funcionarios y medios de comunicación que desestimaron sus estudios; lo cual no hace más que 1 Reportaje al doctor Humberto Bravo, presidente del Colegio Medico gremial de la provincia de Chaco en Radio Fénix 14 de abril 2009: http://fmfenix.blogspot.com/2009/04/soja-y-dengue-reportaje-al-dr-humberto.html

Expansión de los agronegocios en el Noroeste argentino: Deforestación legalizada y resistencia de las comunidades evidenciar los grandes intereses existentes en sostener este modelo. Más recientemente, y a raíz de estas denuncias y evidencias, la Asociación de Abogados Ambientalistas (Aadeaa) presentó un recurso de amparo ante la Corte Suprema de Justicia, solicitando la suspensión de la comercialización, venta y aplicación de glifosato y endosulfan en todo el territorio nacional hasta que se determine su efecto sanitario. La presentación judicial cita media docena de estudios científicos que describen los males de los agrotóxicos y destaca la necesidad de priorizar la protección del ambiente y la salud de los pueblos por sobre una actividad económica (Página12, 16.04.09).

Éstos no son problemas nuevos; lo que hoy se manifiesta en proyectos como el IIRSA (Iniciativa para la Integración de la Infraestructura Regional Suramericana), la mega minería a cielo abierto o en la expansión vertiginosa de monocultivos como la soja, no son más que nuevas caras de aquello que se define como modernización y “progreso”, y que se sustenta en prácticas coloniales, despojos, saqueos y contaminación. El presente informe intenta contribuir a la generación de información sobre la situación de las comunidades que resisten la expansión de los agronegocios y el avance sobre sus territorios en el noroeste argentino. En un primer apartado se analizan las transformaciones en el modelo productivo, haciendo hincapié en las características que el mismo ha asumido en las últimas décadas con los procesos de sojización y profundización de la agricultura industrial concentrada.

En un segundo capítulo se aborda el contexto legal y las normativas vigentes que regulan la tenencia de la tierra y los bosques nativos en la provincia de Salta y Jujuy, teniendo en cuenta especialmente la situación que viven las comunidades indígenas.

Posteriormente, se presentan cuatro casos de conflictos por el territorio: las comunidades wichí de la cuenca del río Itiyuro; la comunidad wichí de Misión Chaqueña; los pobladores criollos de la cuenca del río Dorado; y las comunidades guaraníes de El Talar. Todas éstas comunidades y poblaciones que hoy enfrentan y resisten desde su propia existencia, sus saberes y sus prácticas ancestrales, el devastador avance de un modelo monocultural y extractivo.

Queremos agradecer la colaboración a todas las personas que nos brindaron su tiempo y la información que hicieron posible este informe. CAPOMA, La Soja Mata, Chaya Comunicación. Con el apoyo de: BASE Investigaciones Sociales.

Informativo Internacional de ATTAC «El Grano de Arena».