Experiencias misioneras de verano

Parroquia Ntra. Sra. de Loreto (Alto Comedero-Jujuy)

Durante el verano me uní a la misión de verano del distrito Jujuy, en la cual residí en la parroquia de Loreto, donde participé de las actividades de la comunidad, como el “paso del pesebre”, algo nuevo para mí y me gustó ver cómo los niños y adultos se juntan para adorar al niño Dios, como lo llaman ellos a esa danza.

Además de actividades con los jóvenes de las diferentes capillas, la actividad fue muy linda, ver todo el entusiasmo y ganas de trabajar por su comunidad y la juventud del lugar, la cual se ve amenazada por diferentes adicciones, donde estos jóvenes de nuestra parroquia intentan enfrentarlas desde la formación en sus diferentes grupos.

Luego también me uní para la misión de la parroquia de San Francisco Solano (Alto Comedero-Jujuy), la cual se llevó a cabo con los jóvenes de la parroquia. Fuimos casa por casa haciendo las visitas y por las tardes encuentros con toda la comunidad para espacios de recreación y reflexión. La entrega de los jóvenes, la solidaridad y carisma de la gente es inmensa, muy amables y solidarios entre ellos.

 

Villa de Pocho (Córdoba)

Seguido de la misión de Jujuy, visto que como casa de formación habíamos recibido la invitación para unirnos a la misión de verano, que organizó la pastoral ad gentes de la arquidiócesis y el grupo misionero (Nuestra Señora de los Apóstoles) de Villa Libertador, la cual fue llevada a cabo del 24 de enero al 3 de febrero.

La actividad misionera fue realizada por 13 personas, un sacerdote diocesano, P. Juan Pablo, las Hnas. Liliana y Mariela (Ntra. Sra. de los Apóstoles), seguido de laicos tanto de la parroquia Barrio del Libertador, como de la Escuela Ad Gentes de Córdoba. Villa de Pocho, donde se realizó la misión, es una comunidad ubicada a 40 km de Cura Brochero, es una comunidad rural, la gente se dedica a la agricultura y crianza de animales.

Mi experiencia al compartir esta misión con esta comunidad, gente sencilla y acogedora, con una fe grande basada en sus tradiciones y religiosidad popular, la que las sostiene, me llenaban de fe, ante las dificultades que la gente vive, la cual era transmitida en el compartir de la visita a las familias.

También el compartir con personas de la ciudad de Córdoba, me ayudó a ir comprendiendo y conociendo más la cultura cordobesa, sus tradiciones y principios culturales. A la vez, esta experiencia afianzó y confirmó ese objetivo nuestro como congregación del Verbo Divino, la de compartir la misión con los laicos, lo cual no está sólo cerrado a quienes quieran compartir nuestra espiritualidad, sino también con quienes estén dispuestos a hacer visible el Reino de Dios en los gestos sencillos de solidaridad.

Luis Angulo
estudiante SVD

 


Llevamos en nuestras manos…

Del lunes 7 hasta el domingo 13 de enero, estuvimos con el grupo de la parroquia San Pedro (Cólrdoba), misionando con los niños del merendero y escuelita de fútbol de la Tela Guiñazú, y con las familias desalojadas de Juárez Celman. Como grupo nos hospedamos en Cristo Rey, del cual estamos muy agradecidos al P. Huberto Hajdasz svd y al P. Juancito Mere Soa svd.

Las actividades fueron muchas. Los buscamos en sus barrios con un colectivo y partimos al campo deportivo de Cristo Rey. Los recibimos con un desayuno, luego los dividimos y trabajamos con ellos un video motivador. Por un lado con los niños, que son distintos, pero iguales amados por Dios. Con los papis, que en su mayoría fueron mamás, trabajamos la esperanza, fortaleza, no bajar los brazos, seguir empujando y confiar plenamente en el Buen Dios. De almuerzo: hamburguesas con gelatina.

Contamos con un circo social, con trapecistas, acrobacia en telas, malabaristas, academias de bailes, etc. Fútbol, juegos variados, festejo de cumpleaños con torta y regalos para todos, un castillo inflable y mete-gol. Y el final fue un momento de oración, donde pusimos en común lo que hicimos en el día y lo ofrendamos al Señor.

Anécdotas de estos encuentros:

–Un niño, cuando vio las tortas hermosamente decoradas, preguntó: ¿Es cierto que esas tortas son para nosotros? ¿son tortas en serio?

–Un niño en el almuerzo se comió siete hamburguesas con pan completo.

–Al entrar al baño, se sorprendían y decían, ¡qué lindo! (pensemos que los niños de Juárez Celman, tienen baños químicos para todos).

Quisiera terminar con esta reflexión: Después de su muerte, un hombre se presentó delante del Señor. Con mucha altivez y orgullo le presentó sus manos diciendo: “Señor, mira cómo están limpias, nunca robé, nunca lastimé, nunca señalé, nunca hice nada malo”. El Señor sonriendo, pero con un velo de tristeza en el rostro, le contestó: “Sí, limpias, pero también están vacías, porque no hay nombres, rostros, historias, no dañaste a nadie, pero tampoco consolaste o ayudaste a otros”.

Después de esta misión, llevamos en nuestras manos, sus rostros, sus nombres, sus historias, sus alegrías, tristezas, luchas y sacrificios, y estamos felices de ofrecerlas para la Misión del Verbo.

Y también estamos muy agradecidos por las manos de toda la comunidad parroquial y de diferentes personas que generosamente aportan para la tarea de la SVD.

P. Eduardo Porcheddu svd