Hay chicos buscando entre la basura

El P. Ian Nercua svd, de la Parroquia San Cayetano de Palpalá – Jujuy, habló sobre cómo vive la gente en inmediaciones del basural de Chanchillos y señaló que se los ve juntando cartón y botellas que utilizan para vender y ganarse algunos pesos.

La Iglesia volvió a hablar sobre cómo la crisis se hace sentir en las familias jujeñas. El P. Ian Nercua svd, de la Parroquia San Cayetano, fue quien puntualmente se pronunció respecto a un grupo de personas que viven cerca de Chanchillos, el mega basural a cielo abierto, que se encuentra en Palpalá.

«En Chanchillos hay chicos buscando entre la basura», manifestó el párroco en diálogo con Canal 2 y detalló que buscan cartón y plásticos, que luego utilizan para venderlos y ganar algunos pesos.

Lamentó que nadie haga nada por cambiar esta situación y llamó a la reflexión a los funcionarios respecto a la falta de observación de estos hechos. «Cada uno ve lo que quiere ver», dijo, y aseguró que ya no confía en ningún político. «Me sorprende que nuestros funcionarios ganan enorme cantidad de plata, más que nuestros trabajadores».

Hizo hincapié en que es fundamental pensar en la dignidad humana y se refirió que a nivel país la población está dividida entre ricos y pobres, en tanto que la clase media está desapareciendo cada vez más. En esa línea, citó los recientes datos de la UCA, respecto a que la pobreza aumentó en un 42% durante el último año.

Además, según el Barómetro de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina, en el último año 600 mil chicos cayeron en la pobreza. El problema que más se agravó entre los niños fue el alimentario. Los investigadores registraron que en 2018, como resultado de la recesión y la suba en los precios de los alimentos, el 11,2% de los chicos argentinos (esto es, 1 millón 467 mil niños y adolescentes), experimentaron hambre por falta de dinero.

Cabe señalar, que a la situación de marginalidad en la que se encuentran las familias que mendigan en Chanchillos, se suma el hecho de estar expuestos a enfermedades por la impresionante cantidad de basura a cielo abierto que hay en el lugar.

El Plan de Gestión Integral de Residuos Sólidos Urbanos (GIRSU), impulsado por el gobierno provincial, se consolidó en la teoría pero no en la práctica, ya que su implementación es casi inexistente.

(Fuente: Diario Jujuy al Momento)