La exclusión del pobre es exclusión y rechazo de Dios

Artículo del Mes, diciembre 2014

Una aproximación al problema a la luz de Evangelii Gaudium

El artículo nos pone en sintonía con el misterio de la Encarnación, que pronto celebraremos litúrgicamente en la próxima Navidad. La opción por el pobre, tan insistida en la reflexión teológica latinoamericana, es un tópico central de la cristología. Aparecida en el # 392 ss. nos dice que la opción preferencial por los pobres está implícita en nuestra fe cristológica en aquel Dios que se ha hecho pobre por nosotros. Optar por Jesucristo es siempre optar por el pobre. Jesús como hombre, como Cristo, y como Dios, no se entiende sin el pobre. El pobre es constitutivo de la fe cristiana. Por eso y paradójicamente “la opción por el pobre no es optativa”.

Volver al pobre, como nos  desafía el Papa Francisco, es el camino que orienta la renovación del a Iglesia y de su misión en todos los planos. La exclusión del pobre es rechazo del Dios de Jesucristo, al contrario, cuando se lo incluye y se lo pone en el centro, todos tienen lugar y nadie queda fuera.