La mejor forma de amar es agradecer

Despedida de P. Ricardo Pavón svd de la Parroquia San José de Crespo-Entre Ríos

Un día llegó el P. Ricardo… nos sorprendió con su voz imponente y humor contagioso. Poco a poco fue ocupando en Crespo un espacio genuino, acompañando a la comunidad con su presencia franca, en especial, a los adultos mayores y a las personas que atraviesan situaciones de enfermedad. Con todos logró generar empatía.

Ponerse en los zapatos del otro, tratar de sentir lo que el otro siente, son virtudes de pocos. Su experiencia de vida matiza las charlas amenas y distendidas, compartiendo experiencias como misionero, le permiten acortar las distancias generacionales y generar vínculos paterno-filiales en los diversos espacios de la comunidad, tanto en la ciudad, como en las aldeas que conforman la comunidad parroquial.

No existen limitaciones cuando lo que nos mueve es el afán de acompañar y animar a las personas necesitadas, de ver el rostro amoroso de Dios Padre que nos ama tal como somos. Ricardo habilitó recursos para generar presencia y cercanía con todos: con los que vienen de lejos, con los agentes de salud, con los que cuidan de otros, aún en los espacios recreativos. Un detalle muy bonito es su gesto de bendecir, a veces silenciosamente, a bebés y mamás embarazadas.

«El verdadero amor y la auténtica confianza, son la base de un buen trabajo en equipo”. Las palabras de valoración y reconocimiento permanente para con sus cohermanos, particularmente con el P. Simón Selva Raj y Ryan Diño, muestran un vínculo comunitario que los laicos admiramos profundamente.

Hoy, más allá de despedir con nostalgia al P. Ricardo, agradecemos a Dios el tiempo compartido, las palabras oportunas, los silencios cómplices, la amistad, generosidad y cada gesto amoroso, en esto que el Papa Francisco denomina “la revolución de la ternura”. Que Dios Uno y Trino bendiga cada uno de los pasos del P. Ricardo en su nuevo espacio de misión.

Parroquia San José, Crespo-Entre Ríos

 


El P. Ricardo Pavón, después de varios años cooperando en diferentes servicios en las Parroquias de Pompeya de Santa Fe y de San José de Crespo, ha pedido retornar al Hogar San Javier (Rafael Calzada-Bs.As.). El P. Ricardo está haciendo unos estudios médicos y controles más intensivos por algunos problemas de salud y ha considerado que desde el Hogar podrá estar mejor atendido, acompañado y que es más apropiado para lo que hoy está necesitando. Agradecemos al P. Ricardo todo lo que ha hecho en estos tiempos, acompañando a sus cohermanos más jóvenes, por llevar su alegría y buena onda a las comunidades, por ponerle chispa y dedicación en lo que se le pedía. P. Ricardo, que Dios te regale mucha salud, que desde el Hogar sigas irradiando buen ánimo y humor, que sigas sirviendo a los demás entre nosotros (P. José Luis Corral svd, Provincial ARS).