“La perfección consiste en hacer lo que Él quiere que seamos, en hacer su voluntad”

Sta. Teresita de Liseux

Quiero que sepan que la lejanía de la “tecnología” no me permite estar más al tanto de lo que pasa y dando señales de vida. Es más, hasta me fue imposible enviar mi carta para el ENEF (Encuentro Nacional de Estudiantes y Formadores), estuve con mucho trabajo en la parroquia y eso no me permitió ir hasta el ciber que está en el pueblo próximo, y cuando pude ir y llegué al lugar, no había electricidad, me sentí un poco mal al no poder hacerme parte, pero luego de unos días envié un mail a Federico explicando el por qué de mi no participación en el ENEF.

Debo decir que estoy muy contento en la parroquia donde fui asignado, lo interesante que el Párroco (Lucas) y yo, fuimos asignados a esta parroquia como la nueva comunidad SVD, además es su primer destino como párroco y yo mi primer destino full time en una parroquia, así que ahí estamos los dos, descubriendo esto de estar compartiendo la vida y la misión aquí en la Parroquia Santa María.

Mi trabajo en la parroquia está concentrado principalmente en acompañar a los jóvenes de la parroquia y los acólitos. Con los jóvenes me ha tocado visitar las capillas de la parroquia, así que ido hasta los lugares más remotos de la parroquia. Por lo general me toca preparar la celebración de la Palabra y luego me reúno con los jóvenes, principalmente para re-organizar y mantener los lazos con ellos pese a la lejanía geográfica.

Estoy muy contento con esta misión, sobretodo porque me posibilita la conexión con los jóvenes y conocer un poco mas su cultura, inquietudes y necesidades pastorales. Con los Acólitos es interesante también, he preparado un plan de formación para un grupo de nuevos monaguillos, así que tengo en mente de que la idea de grupo se vaya quedando en ellos, ya que es muy pobre esta identificación aquí, la gente participa pero su identificación como un grupo no está muy claro, es por eso que me encuentro con los Acólitos cada semana.

Por supuesto sigo en el mejoramiento del idioma local, a veces no es fácil comunicarme, sobre todo cuando he tenido que hacer las reflexiones de la Palabra, me cuesta porque mi vocabulario es todavía básico pero creciendo, pero la gente es súper comprensiva y no tienen problema, al contrario se siguen sorprendiendo de que un extranjero les hable en su idioma… ¡es interesante! Yo, por lo demás, me siento encantado con la gente, aunque extraño eso de ir a las casas de la gente, visitarlas…pero estoy trabajando esto de apoco (“Hinay-hinay basta kanunay”, la traducción no literal seria: “lento pero seguro”).

Con tantas cosas para hacer se me olvida lo lejos que estoy de la “civilización”, pero me he dado cuenta que no lo necesito acá… por supuesto, al comienzo me decía “pucha no hay Internet, no hay teléfono…” pero ahora no importa, ya que la presencia de la gente basta, eso ha sido un ingrediente importante en la vida de la parroquia desde que Lucas y yo arribamos a la comunidad. Mucha más gente viene y nos visita y varios jóvenes también, así que el hecho de no tener señal para el celular o internet pasa a un segundo o quinto plano, ya que el estar con la gente se torna importante, ya que sin duda la mano de Dios se hace presente justo ahí, en el encuentro.

Por supuesto, cada tanto me puedo comunicar con mi familia, y el saber que ellos están bien me hace disfrutar y estar más presente entre mis hermanos aquí en la parroquia. Esta segunda parte de mi experiencia OTP concluiría, Dios mediante, en marzo del próximo año, luego me trasladaría a otra isla para trabajar en JUPIC.

Sergio Candia
Estudiante SVD en Filipinas