La vida cotidiana en una Casa de Formación SVD

¡Hola! Nosotros somos la comunidad de Estudiantes verbitas del Juniorado San José Freinademetz, ubicado en el barrio Remedios de Escalada, uno de los barrios periféricos de la ciudad de Córdoba.

.
Este barrio pertenece a la parroquia San Pedro Apóstol, una de las dos parroquias verbitas de la provincia de Córdoba. Vivimos en una casa pequeña donde compartimos las habitaciones y las tareas domésticas, ya que el cuidado y mantenimiento de la casa y del jardín, depende exclusivamente de nosotros. La capilla, que está en el patio interior, es pequeña pero a la vez acogedora, aunque en invierno, realizamos nuestras oraciones comunitarias en el comedor donde contamos con una estufa, que hace la oración más agradable.

Nuestros Estudios y la Pastoral

Nuestra actividad principal, en esta etapa de nuestra formación, son los estudios académicos, a los cuales dedicamos mucho tiempo. Estudiamos en el CEFyT, un instituto dirigido por los Misioneros Claretianos, donde asistimos estudiantes de varias congregaciones religiosas y por supuesto laicos. Para desplazarnos hasta el instituto, nos movemos en bicicletas. Cada uno de nosotros tiene una bicicleta y es responsable de su cuidado y mantenimiento. Esta es una experiencia muy enriquecedora, ya que cada mañana nos pone en contacto con la realidad que viven muchos trabajadores y gente humilde.

Nuestras actividades pastorales comienzan los viernes por la tarde cuando nos dividimos las responsabilidades para acompañar a grupos de lectura orante o grupos de asistencia a gente en situación de pobreza y marginalidad. También preparamos la misa de los viernes, en donde le damos mayor realce a la Liturgia de la Palabra, utilizando el método de la lectura orante. Este es un espacio muy rico donde la gente se puede expresar con libertad, donde leemos nuestras vidas a la luz de la Palabra y celebramos nuestro encuentro con Cristo en el sacramento de la Eucaristía.

Los sábados por la mañana, luego de la oración, tenemos nuestra reunión comunitaria donde planificamos las actividades de la semana y revisamos el funcionamiento de las actividades cotidianas de la casa. Este es un espacio comunitario sumamente importante. Luego nos distribuimos los trabajos de limpieza de la casa. Por la tarde hacemos distintas pastorales como Catequesis familiar, Infancia misionera o Pastoral juvenil. Por la noche después de la cena, miramos alguna película y conversamos sobre temas de la vida.

El domingo por la mañana participamos de la misa y compartimos el almuerzo. Por la tarde tenemos un espacio libre para estudiar, descansar o pasear. Concluimos el domingo con la adoración al Santísimo poniendo así fin al descanso, para dar paso a una nueva semana. No queremos olvidar los momentos fraternos que vivimos en la comunidad como por ejemplo, las sobremesas ya instituidas y que son lugar de debates teológicos y filosóficos. La mesa es un ámbito de mucho diálogo y de mucha libertad para expresar los puntos de vistas, las posturas ideológicas que de alguna manera revelan lo que somos y lo que pensamos. Consideramos esto como una riqueza que nos ayuda a crecer y a desarrollar nuestra pluralidad y libertad.

Hemos asumido un proyecto comunitario de autofinanciamiento a través de la fabricación y envasado de licores caseros, que ha sido bien aceptado por nuestros amigos y colaboradores. La elaboración consta de tres sabores distintos: café, dulce de leche y frutilla. Con la ganancia de estos licores cubrimos algunos gastos extras de alguna salida, o lo destinamos para un fin específico consensuado por la comunidad. El año pasado con la ganancia de los licores se realizo la compra de un televisor y un reproductor de DVD para nuestra casa.

Nuestros anhelos

En esta etapa de formación queremos fortalecernos, construir una base suficientemente sólida para que podamos ser verdadero discípulos del Verbo Divino, apostando nuestra entrega al servicio de los más pequeños. Al entrar a esta congregación nuestro anhelo más profundo ha sido lanzarnos hacia otras culturas, así como lo hicieron muchos de los cohermanos que nos precedieron. Como discípulos y misioneros de Jesús queremos ser testigos y trasmisores de la Palabra el Verbo de Dios hasta los confines del mundo. Como es el caso de dos de nuestros estudiantes que ya han salido para realizar su experiencia pastoral en otra cultura. Carlos Pretzel ha sido enviado a Alemania y Pedro Ríos a Filipinas. Anteriormente Sergio Candia y Alejandro De la Zotta partieron para Filipinas y Kenya respectivamente.

Lo que anteriormente hemos descrito proporciona un panorama general de nuestras actividades; sabemos que en todo ello, el Verbo Divino nos sigue bendiciendo y acompañando, nos sigue invitando a vivir desde nuestros dones y limitaciones, la gracia de la hermandad y fraternidad. Nosotros asumimos el reto haciendo eco en nuestras vidas la frase de nuestro Santo Fundador: “Su vida es nuestra vida y su misión es nuestra misión”.

Comunidad del Juniorado SVD
Córdoba (ARS)

Fuente: PanamZone.net