Las comunicaciones religiosas tienen que ver con construir comunidad, no con vender un producto

Por Rebekah Chevalier, Vice-presidenta de WACC Norteamérica, informando desde Chicago.

Conforme se apresuran a abrazar los nuevos medios, la comunicación religiosa necesita hacerse algunas preguntas cruciales: ¿La religión es nuestro “negocio”?; ¿es otra mercancía que se vende en el mercado?

Basilio Monteiro, integrante del Comité Ejecutivo de la WACC Norteamérica, lanzó estas preguntas provocativas en un taller realizado en el Congreso de Comunicadores Religiosos (RCC 2010), en Chicago, el 9 de abril.

¿Cuál es nuestra teología de la comunicación? La comunicación religiosa tiene que comunicar una teología, de otra forma no es distinta de una empresa de comunicaciones…” señalo Monteiro, que es profesor asociado en la División de Comunicaciones Masivas, en la St John’s University, Nueva York.

Asimismo, hizo notar que: “La comunicación religiosa tiene que ver con construir comunión en una comunidad. No tiene nada que ver con vender algo, sino presentar con apasionamiento un mensaje transformador.”

Desafió a comunicadores y comunicadoras para que estén atentos a no presentar la fe como si fuera un producto. Las/los cristianos tienen que preguntarse a sí mismas/mismos si están comercializando a Jesús en lugar de proclamarlo, señaló. Es importante entender que la comunicación es un proceso, dijo Monteiro a las/los participantes en el taller. De esta forma podemos comunicar verdaderamente nuestra fe sin hacer proselitismo.

Y agregó: “Lo que estamos tratando de presentar no puede seguir los paradigmas de las corporaciones, que se rigen por resultados cuantificables.” Cuando las/los comunicadores utilizan los nuevos medios, tienen que preguntarse a quién se están dirigiendo y añadió: “Cada vez que escribimos tenemos que enfrentar esta pregunta.” La internet ha reestructurado la sociedad. Al usarla tenemos que entender que no podemos controlar el mensaje.

Entonces, ¿cómo hacemos comunicación religiosa en este ambiente? Monteiro dio el siguiente consejo a las/los participantes: estén constantemente atentos a su teología, estén constantemente atentos a sus objetivos. Estén constantemente atentos de su audiencia.

Fuente: WACC