Le enseñamos a pescar al pobre

El Hermano Martín Baader svd, un religioso innovador, expresa cómo ayudan a los menos afortunados a través de la Escuela de Oficios Kolping (Rafael Calzada-Bs.As.), que comenzó en al año 1987. Al presente son 7.500 alumnos que se han graduado y recibido un certificado oficial del Ministerio de Educación.

Hno. Martín Baader svd

Yo viví la post guerra de Alemania, vi cómo se levantó de la guerra más rápido que las naciones que ganaron la guerra y eso gracias a los buenos profesionales. Al llegar a Argentina vi que había tantos problemas, en un país mucho más rico que Alemania en recursos naturales. La gente iba a Caritas a pedir limosna, pues no encontraba trabajo por su poca formación. Fue entonces que tuve un momento de revelación: era necesario encontrar un trabajo para los pobres, que diera el sustento a su familia de una manera digna y respetuosa.

Esta es la única manera en que el ser humano no se siente como pedigüeño, sino como una persona que tiene responsabilidades y derechos. Esa es la idea básica: en vez de dar pescado al pobre, le enseñamos a pescar. Desde nuestro punto de vista, el hombre se dignifica por medio del trabajo y esto es lo que nos motiva a continuar con la escuela. Al comienzo, sólo contábamos con un grupo de laicos comprometidos, no teníamos las posibilidades económicas de llevar este proyecto acabo. Fue entonces, que ampliamos nuestro horizonte y elaboramos un proyecto social que presentamos a la Provincia de Buenos Aires y al mismo tiempo, al Consejo Provincial de los Misioneros del Verbo Divino y lo aprobaron. La Provincia de Buenos Aires acordó pagar el personal y docentes y los misioneros del Verbo Divino ofrendaron las instalaciones.

No obstante, necesitábamos los recursos económicos para comprar los equipos y todos los utensilios necesarios para dar forma a una escuela de oficios profesional. Así, pedimos ayuda a Alemania y con la Providencia de Dios empezamos en el año 1987 nuestra escuela de oficios. Desde el comienzo de la escuela, todos los cursos que impartimos son de acurdo a un análisis de la realidad y las necesidades del sistema de empleos de Argentina.

La escuela busca las personas capacitadas para cada curso, y aunque sabemos que no hacemos las cosas perfectas, sabemos por testimonios de los alumnos, que al buscar trabajo, gracias al Diploma oficial que otorgamos del Ministerio de Educación, son los primeros en ser empleados.

La escuela de oficios que comenzó en el año 1987 con alumnos de la Parroquia Santísima Trinidad y el barrio de Rafael Calzada en Buenos Aires, cuenta ahora con la presencia de alumnos de Temperley, Claypole y suburbios cercanos.

Actualmente, la parte fuerte de nuestra enseñanza y el gran aporte de nuestra escuela para capacitar personas y el oficio más convocante, es el de electricidad. Tenemos tres módulos de electricidad, al terminarlos, el alumno es un profesional con amplio conocimiento, no sólo en lo teórico, sino también en la práctica. Después de esto, el alumno puede ingresar a energía renovable, instalación de equipos hidráulicos o de equipos de aire y eventualmente los especializamos en este campo.

Es una bendición para nuestra escuela, ser la única en la Provincia de Buenos Aires que cuenta con una respuesta a los desafíos actuales de la energía renovable: capacitación teórica y práctica. Es por esto, que estamos viendo la posibilidad de ampliar en conjunto con el Ministerio de la Nación, nuestras enseñanzas para capacitar a profesionales adecuados y fomentar la energía solar y llevarla a las viviendas que no cuentan con servicios de electricidad. Nuestra escuela capacita al alumno para poder crear e instalar su propia producción de electricidad.

Hasta el momento hay 400 personas que salen con un oficio del Ministerio de Educación y en total son 7500 alumnos que han recibido un certificado oficial y se han beneficiado desde su fundación hace 30 años. Creemos que a través de la escuela de oficios logramos dignificar a la persona.

Nuestra gran recompensa, es ver como cada año llegan los alumnos con su familia a la entrega de diplomas con alegría, festejo y una mirada de gozo. Y es ahí cuando pienso: es por eso que hacemos lo que hacemos.

Hno. Martín Baader svd
Escuela de Oficios Kolping, Rafael Calzada-Bs.As.

(Fuente: Boletín JUPIC-ARS, mayo 2017)