Matías Kloster SVD

+ 19 de septiembre 2012 (1919-2012) | 19 36 38 42 42

El P. Matías Kloster nació el 11 de abril de 1919 en Colonia San Antonio (E.A. Gascón), al sudoeste de la Provincia de Buenos Aires. Sus padres fueron Andrés Kloster y Catalina Seewald. En total fueron 8 hermanos. Una de ellas religiosa franciscana, fallecida hace dos años atrás.

Ingresó al Noviciado de la Congregación del Verbo Divino en Rafael Calzada el 1º de marzo de 1936. Realizó los primeros votos en 1938. Prosiguió los estudios filosóficos y teológicos en el Colegio Apostólico San Javier de Rafael Calzada. Fue ordenado presbítero el 29 de noviembre de 1942. En este año hubiera cumplido los 70 años de vida sacerdotal.

Su primer destino misional fue Chile. A partir de 1944 hasta 1961 colaboró en diversos servicios: Prefecto del internado en Puerto Varas, Prefecto del Seminario Menor “San Alberto” en Santiago, luego Prefecto del internado en el Liceo de Los Ángeles, docente y encargado de los deportes en el Liceo Alemán de Santiago. En 1953 fue operado de un pulmón y luego de su rehabilitación ejerció la docencia e inició estudios superiores mientras trabajaba en el Colegio verbo Divino de Santiago de Chile.

Con respecto a los estudios, se especializó en Filosofía y Letras. Allí tendrá los primeros contactos con las obras del filósofo Peter Wust, de quien con el tiempo se convirtió en un calificado discípulo. Más adelante, ya de regreso a la Argentina, tendrá la oportunidad de realizar estudios de Filosofía de la Religión en la Universidad de Innsbruck, Austria, donde profundizará su pensamiento a través del contacto personal con Wust. Años más tarde lo transcribirá en el libro que publicó en la Editorial Guadalupe con el título “El hombre inestable seguridad”.

Los últimos años en Chile lo encuentran como Rector del Liceo Alemán de Santiago. A partir de 1962 regresa a la Argentina convocado por los Superiores para fundar y ser Rector del Profesorado Verbo Divino en Rafael Calzada. Este Instituto de Educación abordaba las carreras de Filosofía y Letras. En el de Filosofía estudiaron algunas generaciones de Verbitas, que posteriormente, continuaban la Teología en el mismo Colegio Apostólico San Javier. Este Profesorado, gracias a la iniciativa y dedicación del P. Matías, tuvo un alto nivel académico y recepcionó los cambios en el pensamiento y la praxis que se gestaban a partir del Concilio Vaticano II. En dicho Profesorado el P. Matías ejerció la docencia en Filosofía, dedicándose especialmente a la Historia, y dentro de ella, a la Medieval. Sus alumnos lo recuerdan con estima por su espíritu abierto, analítico y crítico para enseñar la filosofía. No era un profesor clásico (escolástica o neoescolástica), supo abrirse a los aires nuevos de la fenomenología y el existencialismo.

A partir de 1974 reside en la Casa Verbo Divino de la Ciudad de Buenos Aires y ejercerá diversos oficios: la docencia en la Facultad de Teología de la UCA, asumiendo la cátedra de Filosofía Medieval. El Cardenal Juan C. Aramburu, Arzobispo de Buenos Aires, lo nombra como Vicario para la Vida Religiosa de la Arquidiócesis. Y también desempeñará un servicio ejemplar como Capellán auxiliar del Hospital Naval de Buenos Aires, en el mismo se dedicará con ahínco a atender a los enfermos y familiares.

En 1992 se integra a la Comunidad de Guadalupe en Buenos Aires y colaborará como docente en el Seminario de Teología para Laicos; como Capellán atenderá a dos comunidades religiosas, colaborará con la Parroquia Guadalupe y profundizará su servicio como Asesor de la Renovación Carismática Católica. A este último movimiento se había adherido desde 1974 junto al P. Ibañez Padilla sj, quien fuera uno de los iniciadores del mismo en Buenos Aires. Posteriormente, Matías tendría contactos con diferentes referentes del movimiento en otros puntos de Argentina y de Chile. Hasta principios de año estuvo dedicado a atender las necesidades de este Movimiento y fue muy solicitado por diversas personas que requerían de su capacidad de escucha y sanación.

A comienzos de este año (2012), tuvo una infección pulmonar significativa y comenzó un debilitamiento progresivo de su salud, por lo que fue transferido al Hogar San Javier de Rafael Calzada para su mejor atención. Allí falleció el 19 de septiembre a las 10:30 hs. luego de recibir la unción de los enfermos. Antes de expirar, en su dialecto natal (de los ruso-alemanes del Volga), expresó a los que lo acompañaban: “Hasta la vida eterna”. Al día siguiente se celebró la misa exequial y posteriormente, de acuerdo a su deseo, sus restos fueron cremados. El domingo 30 de septiembre sus cenizas fueron depositadas en el cinerario de la Parroquia Guadalupe de Buenos Aires previa Misa parroquial y a la cual concurrieron sus familiares y muchos que lo conocieron en la Renovación Carismática Católica.

Matías fue un hombre sabio, agudo en sus reflexiones, un misionero que supo adaptarse a los cambios y a los signos de los tiempos, tanto en lo eclesial como en lo temporal. Seguía con atención las noticias sociales y políticas del país y del mundo. Se mostró crítico ante todo lo que significa la injusticia o autoritarismo. Leía con gusto las revistas y los diarios que le enviaban desde Alemania ya que había tenido contactos con dos futuros cardenales: Kasper y Lehmann. Comentaba con gusto y picardía y con un énfasis especial, las novedades que le aportaban estas lecturas.

Tuvo un aprecio significativo por la Lectio Divina. Muchas veces lo hemos visto en la Capilla en meditación con la Palabra de Dios. También fue devoto del Espiritu Santo y tenía un aprecio especial por San José Freinademetz; no tanto por nuestro Fundador. Lo recordamos con aprecio y con afecto. Hasta los últimos meses no se doblegó pese a las diversas dificultades que sobrellevó en su salud. No conocemos el número exacto de las operaciones que tuvo, pero fueron muchas. Hasta en algunos momentos le confesó al Rector de la Comunidad que los dolores de su maltrecha columna se le hacían insoportables.

Agradecemos a Dios por el don de Matías entre nosotros y confiamos en que encuentre la paz, la alegría y la vida junto a su Creador. Que descanse en paz.

2 Comentarios

  1. Maria Cecilia Colona

    Gracias Señor Jesús, por darme la oportunidad de conocer a mi amado amigo Matias! Un ser humano maravilloso, sabio, inteligente, lleno de gran mansedumbre, y de la Fuerza que viene de lo alto. Matias, a muchos nos ayudaste con tu oracion, a experimentar el gran encuentro con el Espiritu Santo. Te extrañoooooooo, SAITAM!! Ceci.

Responder a María Albina Burde Heit Cancelar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.