Misioneros del Verbo Divino: 119 Años de servicio pastoral cristiano

Despedida de la SVD de las Colonias 1, 2 y 3

La partida de los Misioneros del Verbo Divino y su enorme tarea pastoral fue reconocida en una misa concelebrada

El pasado viernes 1 de mayo 2015 en la Parroquia San José Obrero, del Pueblo San José (Coronel Suárez, Prov. Bs. As.), se celebró a las 10:00 la Eucaristía de la fiesta patronal de dicha parroquia y fue la ocasión para hacer oficialmente el traspaso de la atención pastoral de las colonias de parte de los Misioneros del Verbo Divino al clero diocesano.

La Eucaristía estuvo presidida por el Provincial de los Misioneros del Verbo Divino, P. José Luis Corral, acompañados por los sacerdotes verbitas PP. Antonio Vedelini y Jesús Alphonse, también concelebraron los PP. Diego Kessler y Leandro Volpe.

Fue verdaderamente una jornada histórica, porque la Congregación del Verbo Divino que acercó la Palabra y los Sacramentos durante casi 120 años, traspasó la atención pastoral para conducirse a otros destinos misioneros.

En la Eucaristía se dio gracias por todo el bien hecho por tantas generaciones de Misioneros Verbitas que han servido en la zona y que han entregado sus vidas junto a este pueblo. El Padre Provincial remarcó que “somos deudores de un pasado que nos llena de orgullo y de gratitud, y que toda auténtica proyección al futuro es imposible si se pierde la memoria de la historia. Mirar a las fuentes y a las raíces, nos trasmite la energía y sabiduría para volcarnos hacia el futuro con confianza y esperanza… Sabemos que muchos verbitas han dejado aquí sus mejores años y su salud, por pura gratuidad y de modo absolutamente incondicional, para contribuir a la edificación del Pueblo de Dios… Hoy constatamos que no ha sido en vano y que sus fatigas maduraron en frutos de vida y santidad cristiana… El Señor no abandona su obra y seguirá suscitando ministerios y carismas para acompañar la misión evangelizadora…”.

En la celebración no faltaron las muestras de gratitud y recuerdo afectuoso por el esfuerzo de los religiosos del Verbo Divino que por tantos años han sembrado la palabra de Dios y que hoy germina en una comunidad viva y misionera. La transferencia al cuidado pastoral del clero diocesano, es también un signo de madurez de la Iglesia local que asume y responde a sus necesidades, desde la pobreza de medios y recursos, pero también desde la riqueza de su fe y entusiasmo misionero.

El Padre Leandro Volpe Guzmán asumió la tarea de continuar la obra evangelizadora en las Colonias como Administrador Parroquial y contará con el acompañamiento sacerdotal del Padre Diego Kessler. El padre Leandro, quién a partir de la fecha hace efectivo su nombramiento, fue presentado y recibido con alegría por la comunidad.

Al finalizar la Eucaristía, el Padre Diego dio lectura a una carta que enviara el Arzobispo de Bahía Blanca, Mons. Guillermo José Garlatti, en ella expresaba: “Todos los pobladores de las colonias alemanas tienen en el núcleo de sus recuerdos a algún Padre del Verbo Divino que le fue de referencia en su fe, muchas de las instituciones locales han surgido con su apoyo y con su guía; las familias han fortalecido su devoción por la presencia misionera de estos hombres de Dios, que les acompañaron en momentos difíciles, de desconcierto, de angustia, donde especialmente se hace necesaria la presencia del Consagrado que lleva el consuelo de Dios. La Arquidiócesis de Bahía Blanca debe agradecer a Dios por la presencia de la Congregación del Verbo Divino en tantos pueblos de nuestro extenso territorio en los que han sembrado la presencia del Señor y han alentado a su fe. Es justo agradecer a cada uno de los religiosos verbitas que dieron su vida entre nosotros. Dios recompense con gracias eternas esta generosidad apostólica que muestra sus frutos hoy entre nosotros”.

Entre las anécdotas se recordaron los inicios en aquellas colonias, cuando los misioneros visitaban largas distancias en sulkis y se debían superar innumerables dificultades. Hoy la comunidad debe mantener encendido el fuego misionero y continuar la obra iniciada para que todos conozcan y se encuentren con Jesucristo en una comunidad que lo testimonia con alegría y convicción.

Finalmente, el Padre Antonio Vedelini svd, también dirigió unas palabras de gratitud a la comunidad allí congregada, que fueron recibidas con un sentido aplauso. De esta forma, sencilla y humilde, los Misioneros del Verbo Divino dieron su “Adiós” al pueblo que lo acogió y acompañó por más de un siglo; ellos se retiran, pero la Iglesia queda ahora bajo el pastoreo de un joven sacerdote que con celo apostólico, responsabilidad y dedicación quiere desempeñar el nuevo servicio que se le ha confiado con la cooperación de toda la comunidad.

P. Antonio Vedelini svd (centro), último párroco verbita de las Colonias San José y Santa María

Fuente: Nuevo Día Digital