Misiones de Verano en Jujuy 2015

San Francisco Solano

Del 5 al 11 de Enero 2015, en el Sector 150 Hectáreas de la Parroquia San Francisco Solano, Alto Comedero (Jujuy), se vivió un intenso tiempo de misión. La actividad fue animada y coordinada por los PP. Simón Selvaraj, Gilbert Razon y Jorge Faliszek, y agentes pastorales de la sede parroquial y las capillas, con la colaboración de la Hna. María Rusinova SSpS y de los estudiantes César Gamarra, Luis Felipe Cortés y Cat Dhang Khoa.

Participaron 20 misioneros, entre ellos misioneros locales pertenecientes a Misión Solidaria 150 hectáreas – San Francisco Solano. La acogida fue en casas de familia. La misión comprendió visitas puerta a puerta, diálogo ecuménico, encuentros con grupos de niños, jóvenes que fueron convocados con obras de teatro, payasos, cine familiar, deportes y encuentros casuales.

Los adultos asistieron desde el primer día y la misión concluyó con un compromiso personal y bendición del predio donde se construirá la futura capilla de esta comunidad eclesial.

Tilcara

Del 13 al 17 de enero emprendimos otra misión en la comunidad de San Pedro y San Pablo de Tilcara con el lema: “Vas, envía y ayuda a enviar”. Unos 30 misioneros participaron de la actividad.

El trabajo misionero fue un gran desafío, el sector era amplio, muchos los hogares y en un primer momento pensamos: ¡No vamos a terminar en 5 días! Pero una vez iniciadas las visitas descubrimos que la mayoría de los hogares eran de religiones cristianas no católicas, por lo tanto las visitas concluyeron más rápido de lo esperado.

Encontramos católicos que luchan por perseverar en su fe, que no les resulta fácil, la gran “invasión” de otras propuestas religiosas hace muchas veces dudar, desanimarse, pero allí están firmes, perseverantes y a la espera de que los católicos también hagamos un poco de “lío” y nos pongamos en movimiento.

En la sede de la misión, realizábamos los encuentros con adultos, niños y jóvenes. Culminamos en la gran mesa junto a Jesús cantando y celebrando las maravillas del ser amados por el Padre Dios. Ha sido una etapa de apenas un comienzo, quedamos todos con sabor a poco, con ganas de seguir encontrándonos, para compartir nuestra fe, para compartir la vida, experiencias, y continuar dándonos en el Amor. Sentimos también que se hizo una misión entre los misioneros, desde los consagrados a los laicos y desde los laicos a los consagrados. ¡Todo fue misión, en todo tiempo y lugar!

Gracias Jujuy, gracias Alto Comedero, gracias Tilcara, y muchas gracias a tantas personas que tuvieron la maravillosa tarea de organizar tan prolijamente estas misiones.

Felipe Cortés y César Gamarra

190115b