Parroquia San Alberto Magno – Puerto Rico

Reseña histórica de la Parroquia SAN ALBERTO MAGNO de PUERTO RICO (Misiones)


La ciudad de Puerto Rico fue fundada el 15 de noviembre de 1919, en el día de San Alberto Magno, al que eligieron como Patrono. Carlos Culmey, el ideólogo, venía de Río Grande, Brasil, acompañado por el jesuita Max von Lassberg y un reducido y esperanzado grupo de colonos que buscaban nuevos horizontes.

En 1921 el padre Lassberg regresó a su tierra y un Verbita venido de Africa, el padre Carlos Stangier, se dedicó a la organización de la futura comunidad. Todo estaba por hacerse; el misionero visitaba y animaba a los primeros pobladores que soportaron mil penurias, ya sea por el clima, la selva y sus misterios, la falta de recursos, sin médicos y cuántas veces esperando alimentos que llegaban en barco.

En 1922 se inicia la construcción del primer templo que se inauguró al año siguiente, cercano al Puerto y que se conoce hoy como capilla San Miguel.

En el año 1923 el P. Carlos es reemplazado por el ex misionero de Africa, P. Federico Vormann. Este era un excelente predicador, catequista, maestro en idioma alemán y buen cantor que supo crear un ambiente atractivo, especialmente para los niños. El, a caballo, atendía Capiovy, llegando hasta Cuñá Pirú a través de primitivas picadas, ya que todo era selvático.

En el año 1934 fue reemplazado por el P. Francisco Behres, hombre emprendedor, quien en 1941 comienza con la construcción de la actual iglesia San Alberto Magno. Fue él quien gestionó la adquisición de terrenos donde hoy está el templo, casa parroquial y salón, colegio San Alberto, el polideportivo y el Hogar de Ancianos San Antonio.

El 20 de setiembre de 1942 se colocó la piedra basal y se habilitó, aún sin terminar, en 1946. Monumento religioso que habla de la fe y laboriosidad de esas familias. Durante la construcción se utilizaba para las celebraciones el colegio San Alberto que fue también una iniciativa del P. Behres, y el apoyo incondicional de los colonos. Fueron sus ayudantes los sacerdotes Gerardo Woeste, Luis Kronisch, Germán Hansen, muy recordado por su humildad y preocupación por los pobres, y el P. Juan Peter.

El P. Behres adquirió el primer auto para la parroquia. En el año 1948 le sucedió el P. Huberto Walter, hombre ubicado y dinámico. Durante su permanencia se habilitó la casa parroquial y la nueva iglesia quedando la del Puerto como Capilla San Miguel.

En 1953 asume como párroco el P. José Puhl, quien con espíritu incansable se dedicó a completar obras iniciadas, como ser revoques, bóvedas, piso granítico y colocación de tres campanas accionadas por sistema eléctrico. El P. José inició la construcción del salón parroquial. En la tarea pastoral le acompañaron los sacerdotes Juan Wisen, Adán Schäfer y Mario Danelón.

En 1964 fue nombrado párroco el P. José Engemann, ex misionero de China. Al ser elegido superior provincial de los Verbitas fue reemplazado por el P. Guillermo Hafner, quien trató de mantener el ritmo parroquial que cada día pedía más dedicación.

En ese tiempo el ayudante, P. José Marx, apoyó la formación de una cooperativa de Almidón de mandioca. En 1969 llega como párroco el P. José Krajewski, que como sus predecesores trató, con santa calma, de respetar las buenas costumbres de una comunidad marcada por múltiples iniciativas.

En 1980 el P. José propició el inicio del Hogar de Ancianos San Antonio. En 1984 llegó como párroco el P. Nicasio Zabalegui quien, durante ocho años, con su dinamismo característico trató de renovar espiritual y materialmente la parroquia y las capillas. Le secundaron atendiendo especialmente las 25 capillas los sacerdotes Juan Nemcik, Bernardo Hauswirth, Hugo Aranda, Alejandro Rostás, Rüdiger Brunner, Carlos Kober, Arno Werle y Carlos Chatelain.

En 1992 arribó el P. Bernardo Ossege, secundado por Agustín Kitajima y Simón Inza. En marzo de 1998 se hacen cargo de la parroquia los P. Jesús Briones y Lorenzo Ramang.

Una historia de fe. Una historia donde los pioneros y sus descendientes apoyaron con esfuerzo y alegría la construcción de esta comunidad de San Alberto Magno. Así se entiende el florecer de tantas vocaciones sacerdotales, religiosas, misioneras y diaconales. El compromiso de innumerables laicos hace posible que la ilusión y la fe de los primeros colonizadores siga latente en la historia de hoy.

________________________________________

Artículos de la Parroquia San Alberto Magno

» Ver todo

 

2 Comentarios

  1. Carlos Frati

    Guardo muy gratos recuerdos, tanto de la localidad, su gente, como de la parroquia donde fue bautizado mi hijo CARLOS MARIA JOAQUIN FRATI, creo en el año 1987. Yo ejercía entonces la jefatura de la Prefectura Naval Argentina, Uds. podrían informarme la fecha exacta del bautismo? Atte.

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.