Parroquia San Antonio – Azara

Parroquia San Antonio – Azara (Misiones)

Colonización, labor pastoral y promoción humana: la SVD en Azara

Los comienzos

A mediados de agosto del año 1901, inmigrantes polacos y rutenos llegaron a la zona. Numerosas familias se establecieron en tierras que se conocían como la “Estancia Olgin”. Duros comienzos, ya que los campos estaban degradados o con monte bajo. Con escasos recursos pero animados, apoyándose mutuamente, comenzaron a edificar sus viviendas, alambrar, arar y proveerse del sustento diario. Esas tierras eran parte de la estancia de un tal Grané, de Corrientes, que luego pasó a manos del señor Olgin. A los primeros colonos les afligía la falta de un sacerdote que viviera entre ellos. Para asistir a Misa u otra diligencia espiritual debían ir hasta Apóstoles, a 23 kilómetros de distancia. Muchos hacían ese recorrido a pie. El 29 de octubre de 1903 llega a Apóstoles el padre José Bayerlein Marianski, como colaborador del párroco Uladislao Reinke Zakrzewski.

 

¿Quién era el padre José?

Había nacido en Poznan el 21 de febrero de 1868, de apellido paterno alemán, ya que sus antepasados, 200 años antes, habían emigrado a Polonia. Frecuentemente usaba el apellido materno. Su papá pensaba hacerlo heredero de su tierra, por eso no aceptó la idea de que siguiera estudios eclesiásticos. Después de tres años de servicio militar en la infantería, pudo ingresar al seminario de Heiligkreuz. Antes fue orientado por varios sacerdotes, uno de ellos Arnoldo Janssen. Pasó por el seminario de San Gabriel de Viena, siendo ordenado sacerdote el primero de mayo de 1903. Tenía 35 años. Fue destinado a la Argentina. Muchos domingos, desde Apóstoles, a caballo o en carro, llegaba hasta Azara. Por turno, alguna familia le preparaba la comida. Don Francisco José Bialostocki, administrador de la Colonia, le prestó una pieza.

 

Manos a la obra

El padre José soñaba con muchas cosas para esa gente: una iglesia grande, con campanas y reloj, escuela, asilo, local para club y teatro, un pueblo bien delineado y arbolado, caminos, plaza, banda de música, asociaciones parroquiales, casa parroquial, puente… ¿Cómo realizar todo esto? En Polonia su único hermano, fue heredero de una fortuna al vender las cien hectáreas paternas, para la construcción de viviendas. Ese dinero lo compartió con José. Además, la SVD siempre lo apoyó en esos emprendimientos. Otros amigos y los gobiernos misioneros, en especial el Dr. Héctor Barreyro, lo apoyaron en sus múltiples obras sociales. En 1906 la escuela parroquial contaba con 57 alumnos; de ellos unos 20 eran internos. Los fines de semana se daba catequesis y retiros para diversos grupos: niños, jóvenes, matrimonios… La iglesia fue inaugurada el primer domingo de diciembre de 1910. El 8 de abril de 1911 llegaron las Hermanas Siervas del Espíritu Santo, que se hicieron cargo de la escuela y del asilo.

 

Acción misionera

Además de atender Azara, el padre José realizaba giras visitando Concepción de la Sierra, Santa María, Itacaruaré, San Javier, Capilla San Casimiro de Gobernador Roca, Santa Eduvigis en Cerro Corá, Capilla San Vicente, cerca de Andrade, Capilla San Alberto en Colonia Polaca; Capilla San Estanislao en Picada Sueca, Capilla San Jacinto en Campiñas, otra en Picada Galpones, en Invernada Itacaruaré, Km. 26 de la Picada San Javier, Capilla Alemana en Andrade, Capilla San Miguel en Picada Belgrano, Capilla María Magdalena en Picad San Javier, Capilla San Martín cerca de Oberá, Capilla san José de Roca Chica… Familias jóvenes, desde Azara, buscando nuevas tierras formaban pequeños asentamientos y el padre José no los abandonó espiritualmente. Para confirmar este trabajo de sacerdote misionero traemos el testimonio que nos dejó por escrito el padre Demetrio Terlecki: “Papá había ido a Azara para el bautismo; pero el P. J.B. Marianski estuvo de gira por Misiones. Entonces dio media vuelta y en carro fuimos a Concepción, donde fui bautizado por el P. Gerardo Woeste, párroco de ese pueblo; era el día 26 de febrero de 1907”. Las giras del padre Marianski significaban largos y penosos viajes a caballo, sulky o en carro. En los últimos años disponía de una chatita Ford.

 

Acción social y religiosa

La obra del padre José despertó muchas vocaciones. Numerosos jóvenes siguieron sus pasos como sacerdotes, religiosos, religiosas y misioneros. El fundó el Club “Juan Sobieski” y la Biblioteca “Quo Vadis”, que llegó a tener más de 500 volúmenes. Esto significaba una fuente de formación e información para esos colonos. Fue el fundador de la revista en polaco “Orendownik”. El 16 de noviembre de 1924 salió el primer número. Instaló en Azara una imprenta que le cedió el padre Federico Rademacher desde Posadas. Como no había luz eléctrica la hacía funcionar a pedal. Funcionó aquí hasta 1931. Luego el señor Juan Czajkowski la trasladó a Posadas continuando con esa obra hasta 1950.

Conviene recordar que la Semana Santa era vivida en una forma inolvidable. Lo mismo podemos decir de la Navidad. En el año 1914 el padre José consiguió para Azara el Correo y Telégrafo. En todos los emprendimientos contaba con la colaboración incondicional de los colonos. Para facilitar trámites el gobernador de Misiones, Coronel López, nombró al padre José presidente de la Comisión de Fomento (intendente). Su gestión fue meritoria. Urbanizó el pueblo. A él se debe el puente sobre el Tuna y Chimiray.

 

Sus últimos años

La obra gigantesca del P. Bayerlein Marianski fue reconocida y aún hoy admirada por muchos. Pero en su camino no faltaron los traidores y enemigos ideológicos que quisieron anularlo, hasta con calumnias falaces. Se retiró de Azara en octubre de 1931. En alta Silesia, Polonia, pasó sus últimos años. Desde allí continuó apoyando y animando a las comunidades, para él tan queridas, diseminadas en la geografía de la Tierra Colorada. En 1940, durante una procesión murió de un infarto. Tenía 74 años. Su obra misionera perdura en la historia.

 

Después del Padre José

En 1931 le sucedió el padre Ludovico Widera, quien refaccionó el techo y el frente de la iglesia, orientado por el constructor Teodoro Idzi, quien de joven había trabajado en su edificación. Atienden la parroquia San Antonio de Azara en 1932: P. Adolfo Skrzypczyk. Comienzan con el jovenado San José y atienden la parroquia:

1932 a 1934 – P. Juan Lambrecht
1935 a 1938 – P. Francisco Groes, ayudan: P. Miguel Dittler 1936; P. Luis Kronisch 1937; P. Carlos Pahl 1938
1939 – P. Enrique Thauren, ayuda el P. Bernardo Grage
1940 – P. Bernardo Grage, ayuda el P. José Bautsch
1941 – P. Gaspar Kippes, ayudado por el P. J. Bautsch y Eduardo Wagner
1947 a 1950 – P. José Bautsch ayudante P. Guillermo Seibertz 1947-1952; P. Santiago Gebhardt
1951 – P. Demetrio Terlecki ayudante P. Teodoro Falkenstein 1951; P. Clemente Widenhorn 1951
1952 – P. Eduardo Wagner, ayudado por el P. Juan Thomala
1953 a 1956 – P. Juan Thomala se hace cargo de la pastoral parroquial
1957 – Vacat, atienden la pastoral el rector del Jovenado San José, P. Casiano Sieben y sus ayudantes P. Eduardo Wagner y Juan Nemcik
1958 a 1963 – Actúa como párroco el P. Juan Lakotta
1965 a 1966 – P. Bronislao Trafas
1967 a 1969 – P. Huberto Waller
1969 – P. Estanislao Bojenek
1970 a 1977 – P. Demetrio Terlecki
1978 a 1981 – P. Juan Hubert
1982 – P. Antonio Soldyga
1996 – P. Clemente Widenhorn
1999 – P. Enrique Große Darrelmann

________________________________________

Artículos de la Parroquia San Antonio

» Ver todos