Parroquia San Cayetano – Palpalá

Breve reseña histórica de la Parroquia San Cayetano, Palpalá – Jujuy

En la década del ’40, cuando se vio un notable crecimiento de Palpalá, comenzaron la tarea pastoral creando una comunidad cristiana. Las primeras celebraciones se realizaban en casas de familia, y los sacerdotes venían de Jujuy.

Con la necesidad de tener un templo propio, la comunidad comenzó a buscar los medios para construirlo. El terreno fue donado por Don Juan Ficoseco y colaboró mediante la provisión de materiales. Su esposa, Doña Cirila Agostini, fue la madrina cuando se colocó la piedra fundamental del templo, con la presencia del Obispo de Jujuy Monseñor Enrique Muhn.

Con las donaciones y colaboraciones de la comunidad de Palpalá, la construcción del templo se llevó a cabo en diez años, y el 27 de julio de 1960 se bendijo el nuevo templo con la presencia del primer párroco enviado por la Congregación del Verbo Divino, el P. Pedro Schulmeister.

Así nació la parroquia San Cayetano, primer templo de la Provincia de Jujuy dedicado al patrono del Pan y el Trabajo, coronándose el esfuerzo de la comunidad palpaleña de tener su propio templo parroquial.

________________________________________

San Cayetano: danos pan con trabajo, que es dignidad
y trabajo con pan, que es justicia

La Parroquia “San Cayetano” se encuentra emplazada en la ciudad de Palpalá y está conducida en la actualidad (2014) por el Padre Ian Nercua, SVD (de Filipinas); a quien acompañan P. Thuc Nguyen, SVD (de Vietnam) y P. Matías Martínez (de España), todos pertenecientes a la Congregación Misioneros del Verbo Divino, que este 2014 cumple 125 años al servicio de la Palabra de Dios. La Parroquia incluye el templo de San Cayetano, donde se celebra el culto al Patrono del Departamento de Palpalá, la iglesia de los “Santos Arnoldo y José” en el B° Sarmiento, donde se encuentra la casa parroquial, y las zonas rurales de Forestal, El Cucho, Carahunco, Los Blancos, Las Escaleras, Las Capillas, Remate Chico y Remate Grande.

Hablar de los orígenes de nuestra parroquia implica hablar del origen de nuestra ciudad, Palpalá (Jujuy), porque van de la mano, ya que allá por 1940 comienza a poblarse esta zona, encontrándose ya algunos vestigios del fervor católico de los habitantes, que buscaban la Palabra de Dios. Fue por esa época que el primer farmacéutico del pueblo, don Juan Carlos Güemes, comenzó a popularizar la devoción a San Cayetano, conduciendo largas peregrinaciones a la provincia de Salta, fortaleciendo así el culto al santo y haciendo aún más firme el deseo de tenerlo en el templo ya programado. Pero recién en 1960 podemos hablar del inicio de la actividad pastoral, espiritual y parroquial de nuestra Parroquia, cuando aún dependía del departamento capital.

Las misas, que en un primer momento se celebraban en casas de familia, y después en la Escuela Nacional Nº 34, dentro del establecimiento fabril Altos Hornos Zapla, se trasladaron luego a un galpón cedido en préstamo, en el que se disponían bancos pertenecientes al cine ubicado al frente. Esto fue así hasta que el P. Pedro Schulmeister svd, primer párroco de la incipiente ciudad, decidió trasladarse del galpón a la capilla, el 27 de junio de 1960, dejando así inaugurada la nueva parroquia. La capilla había venido construyéndose aproximadamente desde 1950, en un terreno cedido por don Juan Ficoseco, vecino del lugar, quien además colaboró con la provisión de materiales. Durante este tiempo fueron numerosas las actividades realizadas por la comunidad para construir su iglesia: además de donaciones hubo festivales, ferias de comida, kermeses, entre otras, pero también estuvo presente la mano especializada de Altos Hornos Zapla, tanto en el diseño de la fachada como en el campanario y el altar; de hecho, la campana fue fundida en el establecimiento fabril. Por otro lado, también hubo colaboración del servicio penitenciario, ya que los bancos fueron una donación del Gobernador de Jujuy, don Horacio Guzmán, y se realizaron en la cárcel. Estos datos fortalecen el concepto de que nuestra Parroquia “San Cayetano” es el fruto del esfuerzo y el tesón de una comunidad que manifestó, desde siempre, su devoción por el Santo del Pan y del Trabajo, pero que además, con una profunda fe en Dios, decidió tener su propio templo.

Pero ninguna devoción es posible si no se tiene la imagen correspondiente. Es así que el primer “San Cayetano” que presidió las celebraciones, medía apenas treinta centímetros, y lo acompañaban otras tres imágenes pequeñas: las de la Virgen del Rosario de Río Blanco, Virgen del Valle y Virgen del Carmen. La imagen que hoy nos recibe en el templo parroquial mide un metro treinta de alto y su base es de ochenta centímetros. Tiene una aureola metálica, como símbolo de su santidad, y lleva en su brazo izquierdo al Niño Jesús. En las fiestas patronales suele llevar una capa que generalmente es ofrecida por alguna familia que pide o agradece los favores recibidos del Santo, y un ramo de espigas. Tanto la aureola, como la capa y las espigas, se colocan en la ceremonia de entronización, al comenzar la novena, cada 28 de julio. Esta imagen también fue el fruto del trabajo comunitario y de la fuerte devoción de los palpaleños, ya que para comprarla se hicieron donaciones familiares y contribuciones particulares. Aunque no hay una fecha certera acerca del arribo de esta imagen a Palpalá, se la puede situar en el segundo semestre de 1961; lo que sí se puede afirmar es la emoción de los fieles y de la comunidad toda cuando el padre Pedro la bendijo en el templo.

Los Misioneros de Verbo Divino

Aunque fueron muchos los sacerdotes que pasaron por la parroquia, en un comienzo llegados todos desde San Salvador de Jujuy, intentaremos nombrar a los que mayores huellas han dejado. Son ellos:

P. Pedro Schulmeister (1960-1968)
P. Enrique Laumman (1968), quien falleció en un accidente automovilístico a los pocos meses de haber llegado.
P. Mario Danelon (1968-1975), fue quien completó las obras del templo, ya que construyó las salas auxiliares y la casa parroquial.
P. Agustín Saalman (1968-1975 / 1977-1993), es el sacerdote que más tiempo permaneció en nuestra parroquia, junto al P. Mario propulsó la Legión de María que aún hoy mantiene su lugar y el carisma que le supo inculcar, y también junto al P. Mario participó de la declaración de Palpalá como ciudad, y luego –en 1986– de la creación del Departamento de Palpalá.
P. Miguel Kusznieryna (1977-1981), contribuyó al embellecimiento del templo con la firme convicción de que “la casa de Dios también debe ser decorosa”.
P. Enrique Vande Velde (1985-1996), misionero verbita, de nacionalidad belga, junto al P. Agustín participa de la creación del Dpto. Palpalá y de la proclamación de San Cayetano como Patrono de Palpalá, además inició la remodelación y ampliación del templo.
P. José Dieser, Sebastián Kirsch, Cristóbal Matzurek (1996-1997), en esta época no había párroco, así que las celebraciones eran realizadas por sacerdotes de la Parroquia Espíritu Santo y de la congregación verbita.
P. Bernardo Hauswirth, Carlos Haberkorn y Tomás Mikolajek (2001-2010).
P. Ian Nercua, Thuc Nguyen, Matías Martínez (2011-2014…)

La privatización de Altos Hornos Zapla, en 1992, trajo consigo la desocupación, el temor y la desazón de todo Palpalá. Es así que la comunidad decidió que la imagen del Santo del Pan y del Trabajo llegara a todos los rincones del departamento, tanto urbanos como rurales, pero para hacerlo posible era necesario contar con otra imagen. Esta imagen fue realizada por José Fernando Pacheco, escultor salteño residente en Jujuy, quien la esculpió con arcillas de Palpalá y de la quebrada jujeña; la imagen lleva al Niño Jesús en su brazo izquierdo, en la mano derecha la Biblia, a sus pies una pala –símbolo del trabajo– y un canasto con pan. Fue recibida el 28 de julio de 1995 a la entrada de Palpalá y bendecida allí mismo por Mons. Arsenio Barrionuevo. Esa misma noche se celebró la Misa de Entronización y Envío, y el peregrino salió a recorrer la comunidad. El Santo Peregrino es el que preside las fiestas patronales en las zonas rurales del departamento.

Son muchos los testimonios de las gracias concedidas por San Cayetano, pero como hecho reciente y de fuerte sentimiento podemos mencionar dos hechos sucedidos en el año 2000, cuando a raíz de la desocupación y la falta de trabajo y la mala retribución salarial, un grupo de empleados y ex empleados de Zapla y sus familiares, realizaban un acampe frente al templo pidiendo protección. Fue el 7 del mes, día de culto, cuando a la hora de los sorteos fueron beneficiados con una novena al Santo de la Providencia, con oración para pedir por pan y trabajo y con nueve velitas de colores. El P. Carlos, entonces, interpretó que esto no era una mera “casualidad” sino un signo evidente del santo. Así que comenzaron a rezar la novena, en la misma carpa, antes de la misa vespertina. Antes de finalizar la novena, cesó la huelga y levantaron la carpa.

En el mismo año, el 6 de junio, los obreros de la empresa Aceros Zapla se acercaron para pedir llevar procesionalmente al santo al día siguiente, día de culto, hasta la entrada de la empresa, para que él intercediera y los ayudara ante la amenaza de despidos masivos. Fue numerosísima la concurrencia a la misa del día 7. Los obreros cargaron a la imagen hasta la entrada y allí, en un improvisado altar, el santo escuchó las plegarias y ruegos del pueblo. Esa misma noche se llegó a un acuerdo entre el personal y la empresa. Al día siguiente, el personal retomó sus actividades habituales.

En la actualidad, y como signo de la devoción de nuestro pueblo, por el proyecto de los alumnos del Colegio Sagrado Corazón, coordinados por la Prof. Raquel Yuste, el Concejo Deliberante en el mes de agosto de 2014, aprobó las dos ordenanzas: en la primera – la adhesión del municipio a la Ley Provincial N° 5751 Ley Marco de Patrimonio Cultural y Natural de la Provincia de Jujuy, y en la segunda – la Declaración del Monumento a San Cayetano como Patrimonio cultural, tangible, inmueble y monumento religioso.

San Cayetano camina junto al pueblo de Palpalá y nos acompaña en cada necesidad. Que él interceda siempre por todos nosotros.

Nélida Miriam Robledo
Sobre el artículo “Parroquia San Cayetano y nuestro Santo Patrono”, del Sr. Juan Simón
En «Conocer para querer, querer para respetar y defender», del Dr. Christian Amerise (compilador)
(25° Aniversario de la Departamentalización de Palpalá) – U.N.Ju. – 2011

________________________________________

Artículos de la Parroquia San Cayetano:

» Ver todo