Parroquia San Vito – Ezpeleta

Reseña histórica de la Parroquia SAN VITO – Ezpeleta (Prov. Buenos Aires)

El esfuerzo y las ansias de un puñado de inmigrantes italianos, alimentados por el recuerdo de su terruño dio lugar, a partir de la década del sesenta, a la construcción del templo ubicado hoy en la calle Bahía Blanca y Cuba de Ezpeleta, erigido para honrar a su santo patrono, el de su pueblo natal, San Vito mártir. Gracias a la intervención del ingeniero Elido J. Scian, hemos podido reconstruir una historia, de la que son protagonistas humildes integrantes de la comunidad italiana, muchos de los cuales y sus hijos integran hoy la población de nuestra ciudad.

Los gestores de la idea fueron Antonio Nardi llegado al país en 1959 y que hoy vive en Berazategui, y la doctora María Antonieta Marinaro, quien permanece afincada entre nosotros. La idea de los oriundos del pueblo de Castelgrande, provincia de Potenza, en la Basilicata, comenzó a cobrar forma en julio de 1964, en la fecha que recuerda a San Vito, en una reunión presidida por la imagen del santo. Al año, se realizó la segunda fiesta en la plaza 25 de Mayo, en tanto continuaban las gestiones para lograr un terreno donde soñaban levantar el templo, hasta que un día el Padre Ignacio les informó sobre la donación, efectuada en 1908, de un lote en Bahía Blanca entre Nicaragua y República de Cuba.

Así estaba dispuesto por Francisco Sobral, un antiguo terrateniente de la zona, quien al subdividir las tierras dispuso una fracción de 25 por 45 para levantar un templo (ese lugar tenía anexados, además, cinco lotes que luego, en 1972 ocuparon las Hermanas de la Caridad).

El 12 de octubre de 1967, la fiesta tuvo lugar en el lote donde colocaron la piedra fundamental del templo. Allí estaban Antonio Nardi, Cristiano Ambrogio, Angelo Nardi, Angelo Federici, Pacual Cristiano, Fabiano Francisco, Di Tomasi, Felipe Scotto y otros que se pierden con la historia.

Los trabajos comenzaron en febrero de 1968, sobre un diseño que era la copia -según Antonio- de la Iglesia de Castelgrande. No había planos ni asistencia técnica, y cuatro años más tarde la obra quedó concluida y habilitada.

Todo había sido el fruto de las magras contribuciones de los vecinos, rifas, penurias, el trabajo personal de muchos que postergaban, incluso sus propias viviendas.
Pero mucho antes de concluir, una de las naves laterales fue techada, y allí se comenzó a celebrar la misa oficiada por los Padres Scalabrinianos, entre los que se recuerda a Antonio, Guido e Italo. Esto lo recuerda María Antonieta, quien por entonces guardaba la imagen del santo en su casa.

Pero la obra no terminó allí, porque continuó con la construcción del campanario, de los salones posteriores para la comunidad, etc. Posteriormente, y por gestión de la doctora Marinaro, se instalaron en los terrenos anexos las Hermanas de la Caridad Santa Juan Antida, que construyeron su casa de residencia y noviciado. La gestión de la doctora Marinaro fue apuntalada por el Cardenal Quarracino, entonces obispo.

En julio de 1993, se evocó el 25° aniversario del templo con una misa concelebrada por el Cura Párroco Enrique Schneider, de la Congregación del Verbo Divino, y el sacerdote Pacífico Gasparini, oriundo de Castelgrande, que desarrollaba su ministerio en la Iglesia Santa Cruz, de Estados Unidos 3150 de la Capital. También participó del oficio el diácono Luis O. Flores.

Cabe señalar también que a los festejos de San Vito y Virgen del Carmen, tal la denominación del templo, se suma en los últimos años la colectividad boliviana, numerosa en la zona, quienes festejan e invocan a sus santos patronos.

Una placa de bronce, en una de las puertas del atrio del templo, recuerda a quienes soñaron y dieron forma al edificio. Allí dice: “Cristiano Ambrosio, Federici Giovanni, Nardi Antonio, Federici Angelo, Nardi Angelo, Scotto Felippe, Nardi Doménico, Nardi Ambrogio, Masi Vito, Fabiano Francesco, Nardi Gerardo. Buenos Aires 25-2-68, 25-2-81. Questa chiesa e stata fondata 25-2-68 dai Castelgrandesi, Italia, in onore a San Vito Martire e alla Madonna del Carmine”.

Lidia Castelllini, diciembre de 1993


________________________________________

Artículos de la Parroquia San Vito:

» Ver todo