Pascua Joven 2019 en el Distrito Santa Fe-Entre Ríos

Del jueves 18 al domingo 21 de abril, tuvimos la gracia de que jóvenes del distrito Santa Fe-Entre Ríos viviéramos una Pascua Joven en Stella Maris (Valle María-Entre Ríos), bajo el lema “Llamados a descubrir la clave de su amor”.

Luego de mucho entusiasmo, ganas, intriga de que si se hacía o no, luego de mucho sacrificio se pudo concretar y eso es lo que más valoro y agradezco como joven, las ganas de trabajar por nosotros, de que tengamos este espacio para encontrarnos con el Señor y con otros jóvenes y, en este caso, para que hayamos vivido la Pascua desde una mirada joven.

Fue una experiencia maravillosa, para muchos de nosotros la primera, que, gracias a Dios y al impulso del Espíritu Santo fue abriendo puertas y sacando trabas del camino, pudimos vivir.

En representación de los jóvenes, me tomo el atrevimiento de asegurar que cada uno se llevó algo que nos marcó, algo que nos hizo encontrarnos con Jesús Resucitado, ¡algo en nosotros cambió! nos hizo ver de otra manera diferentes situaciones. Aprendimos y entendimos mejor lo que Jesús vivió, pasó e hizo por amor a nosotros. Comprendimos que su amor es tan grande que siempre va a estar a nuestro lado, haciendo que nuestra cruz sea más liviana, y que mayormente esa ayuda la recibimos de un hermano, y que en cada hermano está Él. Esto y mucho más nos quedó, y todo gracias a quienes estuvieron a cargo de la organización y coordinación, a quienes desde diferentes lugares lo hicieron posible, gracias a la Congregación del Verbo Divino y a las Hermanas Siervas del Espíritu Santo que, tanto religiosos como laicos en conjunto, se comprometieron a trabajar por los jóvenes.

Queremos expresar nuestra gratitud y felicidad porque todo lo que vivimos. Hacía mucho que jóvenes no lo vivían, sin dudas fue hermoso y debe seguir haciéndose, para que ningún otro joven se lo pierda y seguir trabajando para acercarnos más a Jesús.

Los jóvenes necesitamos animarnos y que nos animen. ¡Gracias!

¡Viva Dios uno y Trino en nuestros corazones y en los corazones de toda la humanidad!

Fátima Ayelén Villaverde