Pastoral de la escucha

La Parroquia Nuestra Señora de Loreto (acompañados por los religiosos de la Sociedad del Verbo Divino y las Hermanas Misioneras Siervas del Espíritu Santo), está ubicada en Alto Comedero – Jujuy; abarca diez sectores con sus respectivas comunidades, son barrios vulnerables con marcadas problemáticas entre las que se destacan suicidio de adolescentes y jóvenes (siendo que en el año 2018 fueron 12 casos conocidos por nosotros), drogadicción en niños, jóvenes y adultos, violencia doméstica, abuso escolar y trata de personas.

Es tal la magnitud de la demanda, que los profesionales no dan abasto en responder. Es por eso que surge como alternativa formar personal para el ministerio de la Escucha. ¿Cómo? Con talleres y formación de personas idóneas. Teniendo como objetivo favorecer y promover el “Ministerio de Escucha” a personas en situación de vulnerabilidad.

La pastoral dio sus primeros pasos en noviembre del 2017 con veinticinco participantes, continuando la formación en mayo del 2018, cerrado ese año con 15 participantes. Se capacita al personal para una auténtica escucha que es un acto de amor al prójimo.

Los encuentros son un espacio de aprendizaje, conocimiento personal y grupal, pues quienes más necesitan de estos espacios, simplemente desean hablar de sus vidas y de sus desconcertantes problemas. La gente necesita expresarse, no viene a un juez para ser juzgado ni condenado, ni recibir consejos, ni recetas fáciles; viene para decir lo que tienen dentro, lo que le da pena y lo que le cuesta. Por eso, es necesario una escucha atenta, activa y confidente; lo que es importante es la mutua empatía y la confianza y el discernimiento de las herramientas para los posibles cambios o soluciones.

Es importante tomarse el tiempo sin apuro, sin prejuicios, no mirar la apariencia, no interrumpir a quien habla. Para alguien que se enfrenta a situaciones difíciles de su vida, hablar es una fuente de alivio y confianza para que pueda salir con un renovado sentido de vida, dejando el peso del pasado, vivir el presente y buscar cómo vivir el futuro con y desde Dios.

Es un emprendimiento llevado acabo con la participación de la familia de San Arnoldo Janssen. Gracias al Dios Uno y Trino contamos ya con un espacio físico, una salita de escucha, con y desde la colaboración de donantes de las Hnas. Siervas del Espíritu Santo.

Estamos animados y sostenidos por la palabra de Dios, nuestros pilares durante el año fueron las lecturas y figuras de Jesús junto al pozo con la Samaritana, en Juan 4 y en Éxodo 3,5 “descálzate porque la tierra que pisas es Sagrada”.

Para este año 2019 se inicia la segunda etapa y contamos con un programa más extenso e intenso, por eso precisamos de profesionales capacitados y eso lo lograremos gracias al aporte de las dos congregaciones.

Así como María, en su silencio escuchaba la voz del Ángel y dejó todo para decir “Aquí estoy”, que nosotros podamos llegar a decir “Aquí estamos, para abrir nuestros corazones a la gracia de Dios y a la ayuda de nuestros hermanos”.

Hna. Silvia Rohr SSpS