Ricardo Hae SVD

+ 23 de Septiembre 2002 (1941-2002) | 41 61 63 69 69

A mediodía del lunes 23 de septiembre, una llamada telefónica desde la Clínica Monte Grande nos informo del fallecimiento del P. Ricardo Hae. Había sido internado en ese instituto el lunes anterior; pero, su padecimiento databa de meses atrás cuando, durante una consulta medica por una disfonía rebelde se le descubrió un tumor en el mediastino.

Se repitieron los análisis y se multiplicaron los estudios. Finalmente, cuando los médicos tuvieron seguridad sobre la naturaleza del mal, ya no quedaba margen para una intervención quirúrgica, de modo que se acudió a una radioterapia paliativa. A partir de ese momento, su estado se fue deteriorando rápidamente hasta que se produjo el deceso.

Ricardo era el tercero de los ocho hijos del matrimonio japonés de Bushin Hae y Eiko Shinkawa. Vio la luz el 13 de enero de 1941 en el barrio de Palermo de la Capital Federal, donde sus padres poseían una tintorería en Salguero 3602, cuya vidriera se hallaba ornamentada con una gran pecera que constituía la atracción de grandes y chicos. Cursó sus estudios primarios en escuelas estatales y el secundario en el conocido colegio industrial Otto Krausse, de donde egresó como técnico mecánico.

A los veinte años, militando en las filas de la Acción Católica de la parroquia Guadalupe, sintió el llamado de Dios a consagrarle su vida. En 1961 ingresó al noviciado de la Congregación del Verbo Divino, que entonces se hallaba en Santa Isabel, cerca de Alta Gracia, en la provincia de Córdoba. Cumplidos los dos años de noviciado, emitió sus primeros votos y pasó a Rafael Calzada, donde la Congregación tenía su escolasticado. Allí cursó el ciclo completo de sus estudios de filosofía y teología. Pertenecía a una promoción muy reducida; sólo cuatro en total fueron los que emitieron sus votos perpetuos el 1 de marzo de 1969 y fueron ordenados sacerdotes el 15 de agosto del mismo año, por imposición de las manos de Mons. Alejandro Schell, a la sazón obispo de Lomas de Zamora.

El primer destino de Ricardo fue la vecina República de Chile, donde se desempeñó en calidad de Vicario Cooperador en una parroquia de Osorno. En 1972 regresa a la Argentina y se incorpora a la comunidad verbita de la calle Mansilla, en la Capital, donde figura con un cargo en la Editorial Guadalupe, pero en realidad, por esos días, Ricardo vive, trabaja y brinda su servicio ministerial a los pobres de la Villa 31 en Retiro. Al mismo tiempo atendía también, una vez por mes, una capilla en el Delta, sobre Brazo Largo, a dos horas y 45 minutos en lancha desde Campana. Allí la Celulosa San Antonio había construido una escuela y una capilla para los lugareños. En 1978 pasó a la parroquia San Juan Bautista, en Valentín Alsina, de donde, al año siguiente, fue trasladado como Vicario Cooperador a la parroquia de Guadalupe, en el barrio de Palermo. Aquí se dedicó especialmente a la atención de la juventud, a la catequesis familiar y al fomento de la espiritualidad de los matrimonios mediante el movimiento Siloé.

Quince años trabajó en la mencionada parroquia, hasta que fue trasladado a la del Espíritu Santo, en Godoy Cruz, Mendoza. El área atendida por los verbitas en ese lugar, incluye barrios muy pobres, a quienes Ricardo se brindó con todo el entusiasmo y afecto, como lo había hecho con los de la Villa 31. Recordaba cómo, al carecer de agua, aquella gente la obtenía de proveedores a quienes les pagaban con aves, huevos, conejos o comidas caseras.

A comienzos del 2000, los superiores dispusieron su traslado a la comunidad de Pilar, donde se desempeñó con eficiencia en la atención espiritual de la comunidad educativa del Instituto Verbo Divino, hasta que pasó, hace unos meses, al Hogar San Javier, con el propósito de atender su quebrantada salud que, desgraciadamente, no fue posible recuperar.

Valerico J. Imsant svd

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.