Saludo de bienvenida al comienzo del ciclo lectivo 2014

Al comenzar este nuevo año lectivo llego a todas las comunidades educativas del Verbo Divino en la Provincia Argentina Sur con un cordial saludo y con los buenos deseos de paz y felicidad para cada uno/a de ustedes.

En nombre de los Misioneros del Verbo Divino les doy una cálida bienvenida a este ciclo escolar que iniciamos y renovamos nuestro compromiso de acompañarnos en la tarea asumida en bien de nuestros niños/as, adolescentes y jóvenes.

Doy gracias a Dios por todos/as los/as que aportan en nuestra misión educativa con su entrega cotidiana, educar es un acto de amor, es como dar la vida, es darse a sí mismo/a dando cada día lo mejor. Los/as invito a que sigamos creciendo en espíritu de fraternidad, fe y esperanza para reencontrarnos con el verdadero sentido de nuestro quehacer, que es servir, así contribuimos al desarrollo integral de los/as alumnos/as que sus familias nos han confiado.

Como cada año, se nos presenta esta oportunidad de continuar construyendo nuestro proyecto de colegio católico verbita, también se hacen presente desafíos en este tiempo de “emergencia educativa” para trasmitir los valores el Evangelio. Aún, en medio de las dificultades que atravesamos como país, nos comprometemos con una educación y formación de calidad para lograr un genuino desarrollo en vistas a un futuro mejor de nuestra Patria.

Hagamos de nuestros ambientes educativos lugares de apertura a los otros, a lo trascedente; espacios donde progresemos en respeto a la dignidad y donde todos/as se sientan valorados/as; territorios donde participamos activamente para edificar una sociedad más humana y fraterna.

En este año abrazamos a las familias como el patrimonio más grande que tiene la humanidad y uno de los tesoros más importante de nuestro pueblo argentino. Queremos invitarlas para que estrechemos los lazos y seamos artífices del proyecto compartido de “educar evangelizando y evangelizar educando”.

Mis mejores augurios al inicio de este viaje que compartiremos y recuerden siempre que la institución es de todos y juntos debemos cuidarla, no sólo en sus bienes materiales, sino especialmente en sus personas.

Que nos esforcemos, compartamos la riqueza del aprendizaje, disfrutemos de todo lo que se nos ofrece, dejémonos trasformar por el diálogo educativo y seamos felices en nuestras aulas, patios y actividades.

Pidamos al Buen Dios que nos estimule a usar la creatividad para encontrar los caminos adecuados para conjugar nuestra tarea educativa con el anuncio del Evangelio, para vivir la misión en y desde cada colegio.

Bienvenidos/as, fraternalmente

P. José Luis Corral SVD
Superior Provincial ARS
Misioneros del Verbo Divino
125 años de presencia en Argentina (1889-2014)