Seguir siendo “Sembradores de Esperanza”

Jesús, que ya nos había elegido el día de nuestro bautismo, fue llamándonos nuevamente al oído, uno a uno, es distintos momentos y situaciones. A cada uno le pidió que le diéramos un poquito de nuestro tiempo.

Así fue que el día 6 de enero, como grupo juvenil misionero, llegamos a la capilla San Pedro y San Pablo, ubicada en un pintoresco lugar, con un nombre sin dudas, inquietante: “Cerro Volcán”, un paraje de Itacaruaré, departamento San Javier (Misiones).

Después de una calurosa bienvenida y con la misa de envío presidida por el Párroco de San Javier, P. Rómulo Laguicao SVD., comenzamos a visitar a las familias del lugar.

El desafío era grande, recorrer grandes distancias a pie, teniendo en cuenta que además de caminar había que “escalar” varios cerros para visitar las casas. Pudimos comprender sin dudas, los sacrificios que la gente hace para ir al médico, ir a la misa, los niños, ir a la escuela… pues no hay medios de transporte público.

Tuvimos la oportunidad de compartir también el trabajo pues estaban en plena cosecha de tabaco, principal fuente de ingreso de la zona.

Luego de visitar a las familias se pudieron concretar encuentros con los niños, jóvenes y adultos. A los adultos se ofrecieron charlas sobre Sacramentos en general, profundizándose en Bautismo y Matrimonio. También un momento muy fuerte de oración frente al Santísimo, siendo esto poco común en las colonias.

Y así, también llegó la hora de la despedida, en la cual la Eucaristía nos reunió a todos como familia, pudimos dar Gracias a Dios por la experiencia y el aprendizaje, no solo como grupo, sino también en cada uno de nosotros. Sin duda, nuestras vidas fueron “tocadas” y transformadas por el dinamismo evangelizador del Espíritu pues en la sencillez y la acogida cordial de cada familia nos recordaron que Dios se manifiesta así, en la simplicidad de lo cotidiano.

El compartir el mensaje de Aquel que nos envió superó toda expectativa, tal vez el secreto es “abandonarse” a la Gracia de Dios y continuar siendo “sembradores de esperanza”. Una vez mas, se afirmó muy concreto en nosotros la palabra de Jesús, “hay mas alegría en dar que recibir”, aunque todos fuimos conscientes de que hemos aprendido y recibido mas gracia por las ricas experiencias que hemos compartido.

Grupo Juvenil Misionero “Sembradores de Esperanza”
Capilla “San Pedro y San Pablo” – Cerro Volcán
San Javier – Misiones

Fuente: “Sucesos”, marzo-abril 2008