Servicio de Orientación Educativa de los colegios SVD en clave de articulación

En el marco de los 125 años del Colegio San José de Esperanza, nos reunimos el pasado 11 y 12 de noviembre los Equipos de Orientación Escolar (EOE) y Servicio de Orientación Educativa (SOE) de los colegios SVD Provincia Sur, bajo el lema: “Los SOEs en clave de articulación”.

Parafraseando al P. José L. Corral cuando dice “Los educadores somos arroyo, no estanque”, intentamos construir miradas y acciones comunes desde nuestro rol en cada uno de los colegios verbitas. Desde esa perspectiva, la reflexión compartida este año se planteó en torno a tres ejes: “Articulándonos… posibilidades, limitaciones y desafíos de cada SOE en su territorio”, “Articulándonos… nuestras inteligencias emocionales en los desafíos actuales de los SOE” y “Articulando recursos hacia una cultura institucional inclusiva”.

El P. Tadeo Giza iluminó nuestras reflexiones planteando que, para trabajar en articulación es necesaria la búsqueda, la construcción de una “mística colectiva” o “fe colectiva”. Se entiende por tal un conjunto de valores y creencias confiables y compartidos que trascienden a las instituciones. La mística viene del pasado y se traslada al futuro constituyéndose en una visión que inspira a los actores institucionales porque genera una dirección y un sentido a su accionar. En la medida que se forma parte de una organización con una mística definida, que permite a sus integrantes conocer la visión de la misma, cada uno sabe “a dónde va” y “para qué está”.

Evidentemente, la construcción de esta mística conlleva una innovación respetuosa que parte de lo que se viene haciendo. “El deseo inaugura caminos” (P.J.L. Corral). De allí que articular implique crear ambientes enriquecedores, acordar con otros, generar cambios.

Para que pueda realizarse este proceso de cambio se requieren condiciones esenciales tales como:

-La apertura, la flexibilidad cognitiva y la capacidad de adaptación, lo que se opone a la rutina y a la esclerosis.
-La actualización: introducir nuevos modelos, “poner al día” los dispositivos de enseñanza.
-La mejora de la calidad educativa, que es el propósito y el compromiso básico de la innovación.

Otro eje de trabajo fue “Articulándonos…. nuestras inteligencias emocionales en los desafíos actuales de los SOE” y estuvo a cargo de la Lic. en Psicología y Especialista en Educación Juana Molina. “Los seres humanos siempre que miramos algo o alguien lo hacemos desde nuestras creencias”. Junto a la Lic. Molina y desde el marco de la Inteligencia Emocional se reflexionó sobre el carácter de construcción individual y también colectiva que tiene nuestra percepción de la realidad. Se dice que los hechos no son tan importantes como la mirada que tenemos de ellos. “La tarea es conocer…comenzando por conocernos”.

La escucha empática permite (no que me ponga en el lugar del otro sino) que me disponga a escuchar al otro sin prejuicios sabiendo que todos tenemos registros distintos de la realidad, todos son válidos y la riqueza está en unirnos para integrarlos en lo que se denomina la mirada poliédrica. La posibilidad de acordar es lo que da sentido al encuentro humano.

Así, respecto a la diversidad de lo que somos, hacemos y sentimos, nos planteamos la inclusión como desafío. No sólo como opción pedagógica, sino ética. “La diversidad no son los otros, todos somos parte de la diversidad humana.” De allí que poner la educación en términos de de heterogeneidad y de derecho a las diferencias sea una necesidad que no puede seguir postergándose.

De lo compartido en estos días nos queda resonando la alegría de encontrarnos con colegas desde una misma identidad verbita, comprometidos en la humanización de nuestras formaciones teóricas y prácticas profesionales. Cada año estos encuentros nos animan a seguir caminando juntos como equipos SOE y nos desafían en el trabajo colaborativo en nuestras instituciones junto a docentes, directivos, familias y alumnos en la necesidad de un trabajo articulado, un trabajo comunitario.

Agradecemos al SOE del colegio San José y al P. Tadeo, como así también a la Congregación que sigue confiando en nosotros y brindándonos esta posibilidad maravillosa de encontrarnos, construir juntos y crecer humana y profesionalmente, en particular al P. Jesús que nos acompaña desde siempre.

Equipo SOE, Colegio Cristo Rey – Córdoba