Taller bíblico en Cutral Có

«Las Comunidades en tiempos de Pablo a la luz de las Comunidades locales”

Bajo el lema: “Tenemos este tesoro en vasijas de barro”, nos reunimos alrededor de 40 hermanas y hermanos de diversas Comunidades de Cutral Có y Plaza Huincul (Neuquén) para conocer, reflexionar e indagar sobre las Comunidades en tiempos de Pablo a la luz de nuestra realidad eclesial y socio-política actual (dos días) y sobre la animación bíblica pastoral y el acompañamiento de los Círculos bíblicos (dos días).

Nuestro pequeño equipo bíblico, junto con el P. Tito Puling svd y el P. Juan Stach svd, organizamos este espacio para nutrirnos con la Palabra de Dios. Fueron cuatro días intensos de encuentro y reflexión (de 09:00 a 18:00 hs.) donde pudimos reconocer en el caminar de Pablo y su equipo misionero las diversas situaciones y contextos socio-culturales, sus opciones pastorales, los conflictos y propuestas alternativas, su intensa vida entrelazada con su gente, el hermoso misterio de ser apóstol de Cristo Jesús en un contexto urbano.

El P. Miguel Armada svd, nos introdujo con pasión y servicio cada Carta y los contextos donde Pablo vivió su ministerio pastoral juntos a las pequeñas Iglesias en las Casas. La puesta en escena de cada una de las presentaciones orales, fueron muy motivadoras y decidoras. A través de las Cartas paulinas nos encontramos con un Pablo distinto de la mirada e imaginario que teníamos de él desde el libro de los Hechos de los Apóstoles. Meditamos y compartimos las Cartas enteras de: 1 Tesalonicenses; Gálatas; Filipenses y Filemón. También se introdujo a algunas dimensiones de la vida de Pablo con textos de 1 y 2 Cor y Rom, lo cual nos ofreció una visión global de las Cartas auténticas de Pablo. Con los relatos y Cartas nos sentimos impulsados, cuestionados, interpelados, por los mensajes, opciones y sentidos que cada una iba revelando en el andar… Los Plenarios fueron ricos en participación porque estaban vinculados con nuestras vidas.

Cada día realizamos una apuesta estética para comenzar la tarde. El objetivo de este momento era entrecruzar las historias de ayer (Pablo y las comunidades) con los relatos y rostros del hoy… El primer día representamos con telas de colores, caminos en los cuales estaban los rostros de nuestros mártires latinoamericanos y personas que dejaron huellas en las Comunidades locales. Allí se dejó ver el rostro de Angelelli, Jaime de Nevares, junto a personas anónimas y sencillas de nuestra región entre otros… Al ritmo de una canción de Raly Barrionuevo re-significamos este especial momento de ser parte de un Pueblo con Memorias. Una estrofa de la misma nos motivó para compartir los sentidos:

“Somos trashumantes de la historia,
somos artesanos de memoria
y está lleno de rostros nuestro amor
está lleno de sangre.
Soy ésta tierra,
soy ésta gente,
soy mi memoria
y soy ésta historia”
(Raly Barrionuevo)

Somos trashumantes de la historia, de nuestra historia y de aquellos que nos legaron el rostro humano de Dios, nuestras Comunidades caminan juntas con las comunidades paulinas y se hacen diálogo generacional en el rostro de la historia y en la vida de Jesús de Nazaret…

El segundo día compartimos un video: “El tren de las moscas” que nos mostró la situación que viven nuestros hermanos mexicanos que migran a EEUU en busca de trabajo, y donde un grupo de mujeres (Las patronas) se organizan para dar comida y bebida cuando pasan arriba del tren. Así el video y las Cartas, tejieron un entramado de vida y realidad en torno a los inmigrantes pobres en nuestra región; la apertura a los pobres, el cuidado y la fraternidad con los que sufren, el rostro de Dios en los excluidos por el sistema se hizo carne en esta representación…

Cada día compartimos el almuerzo a la canasta, momento fraterno y lleno de complicidades… Como a los discípulos de Emaús, nos quedó “ardiendo el corazón” de múltiples realidades, rostros, encuentros, momentos plenos, vidas por detrás de las cartas e historias cotidianas…

Los últimos dos días, con un grupo más pequeño, nos dedicamos a compartir sobre la animación bíblica de la pastoral y cómo acompañar a los Círculos bíblicos con una metodología sencilla, que nutra la vida de nuestra gente y fortalezca el compromiso social.

Por último, queremos dejarles un cuento de Eduardo Galeano que refleja lo que vivimos en estos días de encuentro con la Palabra de Dios: un mar de fueguitos donde cada uno brilla con su propia luz entre todas las demás, centrados en la Palabra-Luz-Jesús.

“Un hombre del pueblo de Neguá, en la costa de Colombia, pudo subir al cielo. A la vuelta, contó. Dijo que había contemplado, desde allá arriba, la vida humana. Y dijo que somos un mar de fueguitos. El mundo es eso -reveló- un montón de gente, un mar de fueguitos. Cada persona brilla con la luz propia entre todas las demás. No hay dos fuegos iguales. Hay gente de fuegos grandes y fuegos chicos y fuegos de todos los colores. Hay gente de fuego sereno, que ni se entera del viento, y gente de fuego loco, que llena el aire de chispas; algunos fuegos, fuegos bobos, no alumbran ni queman, pero otros arden la vida con tantas ganas que no se puede mirarlos sin parpadear, y quien se acerca se enciende».

Gracias P. Miguel por la entrega generosa hecha palabra y carne, y gracias a todos/as los que hicimos posible este espacio de Encuentro con Jesús y los hermanos.

Carina Fre
Parroquia San Juan Bosco
Cutral-Có 2014