Tras 50 años de servicio, se jubiló el padre Jaime Vorwerk

El 16 de marzo, el padre Jaime Vorwerk svd, oriundo de los Estados Unidos, celebró su última misa en la capilla del Hospital Ramón Madariaga. El religioso católico, de 76 años, brindó los mejores años de su vida al servicio de la vicaría del nosocomio posadeño. Se realizó una ceremonia de despedida en agradecimiento a sus años de servicio para con la comunidad del Parque de la Salud del Hospital Madariaga.

Jaime fue designado para realizar su labor comunitaria en 1984. Durante algunos años debió ausentarse para cumplir con otras tareas en Aristóbulo del Valle, Oberá y hasta en la provincia del Chaco. También, de 2002 a 2004 fue superior provincial de la Congregación del Verbo Divino. Sin embargo, luego de un tiempo, volvió a la vicaría del Madariaga y continuó dedicándose a evangelizar en la Pastoral de la Salud.

Dedicación y compromiso
Durante su tarea en la capilla del antiguo hospital, el sacerdote fundó, junto a su equipo de trabajo, el “Hogar de Tránsito Madre Teresa de Calcuta”, destinado a aquellos familiares de pacientes internados en el centro de salud que necesitan un lugar. Además, trabaja con muchas parejas a través de las charlas prematrimoniales.

En la actualidad, también colabora en las misas de sanación que se realizan en el Colegio Roque González. Allí seguirá sirviendo de ahora en adelante. El padre Vorwerk dedicó su vida entera en servicio a Dios y los más necesitados, señalaron quienes lo conocieron de cerca.

Sus años de servicio
En diciembre próximo cumplirá 50 años de sacerdocio y hace 14 años trabaja en la Pastoral de la Salud. “Yo pienso que es tiempo de dar un paso al costado. Me voy muy contento por lo que hemos logrado durante todos estos años en equipo”, mencionó Jaime alegremente.

La celebración, en homenaje y reconocimiento a su dedicación, estuvo a cargo del obispo de la Diócesis de Posadas, Juan Rubén Martínez, que realizó la imposición de votos y designó al nuevo sacerdote que quedará en reemplazo del padre Jaime.

En la misa oficializó al vicario Vicente como nuevo capellán del templo Teresa de Calcuta del Parque de la Salud. La emotiva ceremonia contó con la presencia de algunos sacerdotes de la Congregación del Verbo Divino y muchos fieles cercanos a Jaime que quisieron compartir su grata despedida.

El capellán del Madariaga trabajó arduamente durante años, ganándose el cariño de todos los fieles que en algún momento transcurrieron sus días en el hospital. “Es una persona que se merece un agasajo de despedida, porque siempre colaboró con amor y ternura. Trabajó mucho por la comunidad. Jaime tiene un gran corazón”, expresó emocionada Teresita Serrano, quien colaboró en la organización de la ceremonia.

“Me siento plenamente realizado. Tengo una enorme satisfacción por mi trabajo, me llevo mucho amor. Dejo la vicaría del hospital, pero voy a seguir trabajando para ayudar a los que más me necesitan”, expresó Jaime visiblemente emocionado.

(Fuente: El Territorio)