Una marca difícil de borrar

La Misa Crismal de la Diócesis de Puerto Iguazú se celebró este año y por primera vez en su historia en la localidad de Capioví.

Giberto Salares SVD, Párroco de Capioví

La Semana Santa de este año 2012 marcó un antes y un después en muchas personas de nuestra comunidad parroquial “San Luis Gonzaga” de la localidad de Capioví, en el centro-oeste de la Provincia de Misiones.

La organización y posterior celebración de la Misa Crismal de la Diócesis de Puerto Iguazú en nuestro pueblo dejó una marca difícil de borrar. Es que se mezclaron infinidad de pensamientos y sentimientos, pero sobre todo hubo mucha emoción, ansiedad y nerviosismo antes del miércoles 4 de abril. También mucho esfuerzo, trabajo y la solidaridad de quienes colaboraron con su tiempo, dinero, talentos y oraciones. Durante y después de la celebración todo fue alegría y emoción, la alegría de poder ser anfitriones de una celebración tan importante como lo es la renovación de promesas sacerdotales y la bendición de los Santos Óleos. Alegría y emoción por el trabajo realizado, por la calidez y simpatía de los representantes de las distintas parroquias que junto a sus sacerdotes y hermanas religiosas nos visitaron, haciendo que nos sintamos como en una gran familia.

Todo colaboró para que el clima sea de fiesta, el pronóstico de lluvia que finalmente no se cumplió; la participación de las instituciones educativas con sus abanderados y delegaciones de alumnos y docentes; de los bomberos voluntarios que organizaron el estacionamiento; de la policía con sus operativos de concientización y ordenamiento de tránsito. La Municipalidad y el Concejo Deliberante siempre presentes y atentos a las necesidades de nuestra Parroquia; el club Papel Misionero que cedió sus instalaciones; la Radio FM Guadalupe Internacional que transmitió en vivo toda la Misa Crismal; la Comisión de Padres de nuestro Colegio que trasladó sillas y bancos; los directivos y docentes del colegio parroquial INSI y del profesorado PROCAYPA, que se sumaron a la campaña de donativos para el seminario; el Sr. Pedro Villar con el equipo de sonido y el Sr. Héctor Vogel con el agua de mesa. El trabajo de todos los grupos de la Parroquia, los jóvenes; la catequesis en sus distintos niveles; los de canto que unieron sus voces e instrumentos animando la celebración; el consejo Pastoral y el Económico; en fin, toda una comunidad que se movilizó, donde cada uno desde su lugar aportó su granito de arena. A todos los que se mencionaron y especialmente a quienes silenciosamente colaboraron para que esta actividad sea posible, simplemente ¡Muchas Gracias!

Una vez finalizada la celebración de la Misa Crismal el clima era de fiesta. Esa misma noche y en los días que siguieron, este tema fue conversación obligada en nuestra comunidad. Desde distintos sectores más o menos afines a las tareas parroquiales, nos llegaron comentarios y felicitaciones. La idea de nuestro Obispo de realizar esta celebración cada año en una parroquia diferente demuestra que el trabajo pastoral de misionar y evangelizar se puede llevar a cabo de diferentes formas y ser a su vez muy efectivo, ya que en nuestra Iglesia local hizo que muchos conocieran de primera mano qué es una Misa Crismal y por qué es tan importante en el marco de la liturgia de la Semana Santa.

Muchos valores cristianos se hicieron visibles en este tiempo de preparación pascual: solidaridad, espíritu de comunión, generosidad, bondad y el trabajo en equipo entre otros. En nuestra vida personal decimos muchas veces que a los verdaderos amigos los conocemos en tiempos difíciles. Podemos asegurar hoy que en Capioví también se cumplió el dicho popular, tuvimos un gran desafío en nuestras manos con todo lo que significa organizar una actividad que muy pocos conocían, de lejos y por el hecho de haber participado en alguna celebración anterior; pero a la hora de la verdad, toda la comunidad fue responsable en alguna medida de llevar adelante este trabajo, ya que cada uno desde su lugar aportó su granito de arena.

Para finalizar y una vez más ¡Muchísimas Gracias a todos! y que la Luz de Cristo ilumine nuestro camino y nos conduzca hacia Él.

Giberto Salares SVD